Somos Belén

14 noviembre, 2019

Commentario

Destacada Géneros

Los rastros de lucha están en el cuerpo y en la vida de esa joven tucumana que fue detenida tras haber sufrido un aborto espontáneo en Tucumán. Las memorias de las batallas judiciales, mediáticas y sociales que se dieron desde la sororidad fueron tomadas por el libro Somos Belén, escrito Ana Corea. Hoy se presenta, a las 18.30, en el Salón de Actos de la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Por Celina de la Rosa, redacción APA!

Apenas pisé Argentina después de unas largas y merecidas vacaciones, la ansiedad por tener en mis manos el libro Somos Belén pudo más que las medidas económicas, las noticias políticas y los saludos a la familia. Lo encontré en el aeropuerto, ahí, en la primera mesa con la que el público se topaba al entrar al pequeño local de la librería. Fosforecía, verde.

Ya conocía muy bien toda la historia, sabía el final y conocía algunos detalles del proceso de realización del libro. Pero lo mismo tenía suspenso, miedo, ilusión y mucha curiosidad, así que lo tomé e hice mi última compra con tarjeta de crédito en medio de la crisis económica. Me puse a mí misma la excusa de que se lo iba a regalar a mi familia, ya que no les traje grandes regalos, ni alfajores, ni jamón ibérico. En la hora y media que se toma un avión en trasladarse desde la ciudad de Buenos Aires a Tucumán ya lo había leído casi hasta el final.

En este libro, la entrañable Ana Correa se tomó el tiempo, la paciencia y abrió sus entrañas para transmitir la voz de Belén, la joven que fue violentada por las instituciones tucumanas por ser pobre, negra y por ser mujer. La única voz que importa. Después de haber estado presa injustamente durante más de 2 años, no ser escuchada, ser acusada por un delito que no cometió, sólo porque el prejuicio patriarcal de médicos, fiscales, policías, curas, defensora oficial y jueces de una provincia como Tucumán pueden más que las leyes y los derechos vigentes, la única voz que importa es la de ella.

Somos Belén cuenta la historia de una mujer, contada por otra mujer que entrevista a algunas de las que fueron piezas fundamentales para que Belén esté libre, absuelta y que haya dado un puntapié fenomenal para el debate nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

En los capítulos en que se reconstruye el día en que Belén fue detenida mientras era paciente del Hospital y comenzaron las primeras vulneraciones a sus derechos, en el transcurrir de las injusticias y las violencias que cometieron con ella y de los días en la cárcel tucumana de mujeres volví a sorprenderme de su fuerza, resistencia y claridad para decirles a todes, una y otra vez, “Soy inocente”. Cuando llegué al subtítulo “Salir a jugar” sentía de nuevo la presión del aire de la cárcel y el frío de las rejas que se cerraban cuando Belén estaba dentro y los verdaderos violentos, afuera.

De nuevo hubo una mucha angustia cuando leí los párrafos de las pequeñas y grandes batallas que se dieron en distintas instancias para que Belén esté libre. Fue con el cuerpo, las inteligencias, los sentimientos, la memoria, la identidad, con otras, con todas. Me fue inevitable llorar de nuevo por el cansancio que llevan el cuerpo y el alma todavía impreso. Es la historia que no me dejará de conmover nunca.

Me alegra tanto este libro porque significa algunos sueños cumplidos para Belén y una remota posibilidad de reparación, que todavía no será realidad hasta que no cambie la realidad para ellas y todas las Belenes. Su sonrisa no se ha perdido, su cariño no se ha agotado. A pesar de todo, sigue en pie y no la han vencido.

La valentía de Belén y la sorororidad pudieron más todo en esta vez. El anonimato que encierra ese seudónimo nos da fuerza a todas las personas que luchamos contra el patriarcado. Porque en ella somos todas y todes, las que sufrimos la violencia machista en sus distintas modalidades, quienes tuvimos miedo en la clandestinidad del aborto y a quienes nos señalaron por decidir por nuestras vidas. Gracias Ana. Somos Belén.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-