A 6 días de la desaparición forzada de Luis Espinoza, 9 policías y un civil están detenidos 

21 mayo, 2020

Commentario

Derechos Humanos Destacada Tucumán

Aunque sigue la búsqueda, la familia perdió la esperanza de encontrar con vida al trabajador rural que fue visto por última vez el viernes 15 de mayo luego de una represión policial en el paraje el Mecho, a unos 70 kilómetros de la capital tucumana. La abogada de la familia aseguró que dos de los imputados brindaron anoche datos para descubrir dónde está Espinoza. El test de luminiscencia dio positivo en dos camionetas de policías detenidos. Dos de los policías detenidos están acusados por la muerte de un joven de 20 años en 2018. Por Sebastián Lorenzo Pisarello, redacción APA!

A seis días de la desaparición de Luis Armando Espinoza, su familia perdió la esperanza de encontrarlo con vida.  La causa cambió de carátula a ‘desaparición forzada de persona’ y 9 policías de la comisaría de Monteagudo y un civil fueron detenidos por el hecho. Todas las hipótesis apuntan a la responsabilidad policial. “Hoy se sabrá la verdad”, adelantó la abogada de la familia, Cinthia Campos.

“Anoche prestaron declaraciones como imputados dos de los detenidos: el cabo primero Paz y el agente Ardiles. Cada uno estuvo más de dos o tres horas ante la fiscal de la I Nominación. Todavía no me dieron copia de las declaraciones pero puedo asegurar por versiones extraoficiales que se quebraron y dieron datos muy importantes para descubrir dónde está el señor Espinoza. Todas las hipótesis apuntan a la responsabilidad policial”, consideró la abogada de la familia, Cinthia Campos.

Luis tiene 31 años, 6 hijos y es trabajador rural. No pudo terminar la escuela ni aprender a leer y escribir. Tiene otros cinco hermanos. Todos viven con su madre Gladys, en la localidad de Rodeo de Abajo.

El viernes 15 de mayo se realizó un operativo policial para dispersar una carrera clandestina de caballos  en la localidad el Mecho, a unos 70 kilómetros de la capital tucumana. La policía llegó haciendo tiros al aire. La gente se dispersó en distintas direcciones.  Pero siguieron haciendo un recorrido en una camioneta Kangoo gris por el camino vecinal. A 800 metros de donde fue el operativo, se cruzaron con Juan Antonio Espinoza, hermano de Luis, que circulaba en su caballo particular. Venía del correo de la localidad de Monteagudo, donde cobró su pensión por sus problemas cardíacos. Los policías lo abordaron, acusándolo de participar en la carrera y comienzan a golpearlo brutalmente. En ese momento, llegó Luis y les gritó pidiendo que no le peguen más. Mientras arrastraban a Juan a la vera del camino vecinal y lo dejaban esposado en una zona montuosa, fueron a buscar a Luis. Su hermano llegó a ver desde el suelo como un oficial remontó su arma reglamentaria y apuntó contra Luis. Escuchó un tiro pero no llegó pudo saber si le dispararon a su hermano. Fue la última vez que lo vio con vida.

La zona estuvo acordonada durante una hora y media. Hasta allí llegaron la madre de Luis, Gladys, y su cuñada Patricia que fueron a buscarlos cuando un vecino les avisó lo que había pasado. La policía les prohibió el paso y se quedaron por el lugar. Allí habrían estado tratando de borrar pruebas. Minutos después, vieron pasar a toda velocidad la camioneta Kangoo de la policía.

Esa camioneta dio tres reacciones positivas de luminiscencia en el asiento trasero y dos en el baúl. También se secuestraron dos cabellos. En esa misma zona se encontraron manchas pardo-rojizas que están siendo analizadas por el laboratorio bioquímico del Ministerio Público Fiscal.

Los ánimos en la familia, en los vecinos y los investigadores son totalmente negativos. Luis se crió en el lugar, conoce el campo, sabe como resolver situaciones como heridas de bala. “No se puede haber perdido en el monte”, resume la abogada.

La familia, que ya se constituyó como querellante en la causa, tuvo que hacer cortes de ruta para que se activara la búsqueda de Luis Armando. Junto a más de 200 vecinos se pusieron a la cabeza de los rastrillajes para encontrarlo.

Luis Espinoza está desaparecido desde el viernes 15 de mayo. 9 policías y un civil están imputados por ‘desaparición forzada de persona’

La  fiscal de Instrucción de la I Nominación del Centro Judicial de Monteros, Mónica García de Targa, está a cargo de la investigación desde el sábado pasado. Según información oficial, Policías de las Divisiones Anticuatrerismo, Bomberos y la Unidad Regional participaron de la búsqueda.

Más de 200 organismos de derechos humanos de Tucumán y el país denunciaron que la desaparición de Luis Espinoza “es de gravedad institucional porque pone en evidencia una vez más el accionar represivo de la Policía de Tucumán. Por eso es que exigimos al Poder Judicial interviniente celeridad en la investigación y el sostenimiento de las detenciones para el avance de la causa. También requerimos al Ministro de Seguridad Claudio Maley garantizar la protección de la familia y de toda la comuna de Monteagudo ante los hechos que han tenido que vivir”.

Desde Andhes recalcaron que “en una provincia como Tucumán, con la herida de la última dictadura cívico-militar que aún no cerró, la desaparición de una persona no puede volver a ocurrir. Este hecho muestra nuevamente, lo que venimos denunciando sistemáticamente, las fuerzas de seguridad que actúan fuera de la ley y sin ningún control por parte del poder político”.

 

Las pruebas

Hoy a la madrugada finalizaron las pericias a cinco vehículos que fueron secuestrados ayer. En esos trabajos se habrían encontrado nuevos indicios que complicarían la situación procesal de los policías detenidos desde el miércoles.

Las pruebas de luminiscencia dieron positivos en una Kangoo roja perteneciente a Esteban González Rojas, uno de los oficiales detenidos y que además está acusado junto a Claudio Alfredo Zelaya por haber golpeado brutalmente en octubre de 2018  a Alan Andrada a la salida de un baile. Alan tenía 20 años y falleció días después de una hemorragia producto de los golpes.

“Se encontraron tres manchas parduscas y el perro de la policía de Tucumán hizo dos marcas en la parte posterior izquierda y piso de baúl dando positivo el olfato del baúl. Luis Espinoza pudo haber estado físicamente en ese vehículo”, recalcó Campos. En un auto VW Fox del subcomisario Montenegro dio positivo a la luminiscencia en el baúl y panel interno y también  los perros hicieron una marca en la parte trasera del auto.

“Las evidencias son más que suficientes. 12 testigos prestaron testimonio de la actitud del policía. No tenemos duda de la responsabilidad policial en la desaparición de Luis”, concluyó la abogada.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-