Juicio Lebbos: Hugo Sánchez terminó preso y su abogado apartado del proceso

27 abril, 2018

Commentario

Destacada

Fue, sin dudas, una semana clave en el proceso que investiga el asesinato de Paulina Lebbos y su posterior encubrimiento. Un testigo mostró mensajes en tono amenazante del abogado del ex Jefe de la Policía y dejó al descubierto la impunidad con la que todavía se manejan los ex miembros de la fuerza. El tribunal apartó al abogado de la causa y Hugo Sánchez terminó preso.

¿Qué se sentirá en el cuerpo cuando uno vuelve al lugar donde encontraron muerta a tu hija, acompañado de las mismas personas que habrían encubierto el crimen? Alberto Lebbos no sabe -o no puede- explicarlo con precisión: “estas son circunstancias muy dolorosas para mí, tengo emociones encontradas. Esperemos que surja la verdad y que se castigue ejemplarmente a los autores de este delito”, dice en voz baja mientras cae la tarde en la localidad de Tapia.

El martes por la tarde se concretó la inspección ocular en la Ruta Provincial 341, sobre el kilómetro 2,8. Allí fue hallado sin vida el cuerpo de Paulina Lebbos el 11 de marzo de 2006, casi dos semanas después de haber desaparecido luego de salir de un boliche de la zona de El Abasto.

La medida fue solicitada por el ex Jefe de la Unidad Regional Norte, Héctor Rubén Brito, quien actualmente se encuentra imputado por encubrimiento agravado en el proceso que se desarrolla desde el 6 de febrero en la Sala III del Palacio de Justicia. El pedido, claro, fue avalado por su defensa técnica, el abogado Cergio Morfil.

Minutos antes de las 17 los integrantes del tribunal, abogados defensores, imputados, representantes de la querella y del Ministerio Público Fiscal y periodistas llegaron al lugar en diferentes vehículos. Personal policial de la provincia cercó la zona con cinta para ordenar el tránsito vehicular, habilitado en uno de los carriles de la ruta que une las localidades de Tapia y Raco.

Cuando llegaron agentes del Grupo Cero comenzaron las tareas de relevamiento planimétrico de acuerdo a la versión de los acusados Rubén Brito y Hugo Sánchez, ex Jefe de la Policía, también imputado en este proceso. Además, se realizó el relevamiento fotográfico siguiendo la versión de Alberto Lebbos, que contradecía a la de los imputados acerca del lugar donde estaba el cuerpo sin vida de su hija.

 

De lado de los procesados, aseguraron que el cuerpo de la joven se encontraba a una distancia aproximada de 4 o 5 metros de la banquina. Lebbos, en cambio, dijo que el cadáver estaba mucho más cerca, ya que él pudo tocar la mano con tan solo asomarse unos pasos.

Un abogado apartado de la causa y un imputado preso

Un cimbronazo. Un giro en la causa. ¿Una suerte de autosentencia? La audiencia del miércoles marcó un punto de inflexión definitivo en este proceso. El testigo Fernando Vázquez Carranza se encontraba sentado en la silla de testigos, declarando frente al tribunal en la tercera audiencia consecutiva. Vázquez Carranza es médico neurocirujano. Durante el año 2006 se desempeñaba como Director General de la Policía Científica. Durante la primera jornada de su declaración, el lunes 23, el médico aportó datos fundamentales sobre la negligencia con la que trabajaron en el lugar del hallazgo del cuerpo la División Criminalística Norte, el Laboratorio Toxicológico, la Policía provincial y la Policía Científica. Incluso, contradijo en varios puntos el testimonio del testigo anterior, Daniel Alejandro Díaz, Jefe de Criminalística Norte en el año 2006.

Con el correr de las horas y los días, el testimonio de Vázquez Carranza entró en terreno pantanoso y el médico comenzó a mostrarse renuente al momento de responder determinadas preguntas. Una bomba de tiempo estaba a punto de estallar.

 

 

El miércoles el presidente del tribunal, Carlos Caramutti le preguntó al testigo si había sido amenazado o si tenía miedo de continuar con su declaración. “A mí me mandó mensaje un abogado, el doctor Andrada Barone”, respondió el médico y desató el escándalo. En ese momento, se conoció un dato que revela la impunidad con la que todavía se manejan ex miembros de la fuerza policial. Enrique Andrada Barone, abogado defensor del ex Jefe de la Policía Hugo Sánchez, le envió cuatro mensajes de WhatsApp al testigo Vázquez Carranza el sábado 21 de abril, antes de que comience a declarar. En los mensajes el abogado le contó al médico los detalles de la declaración de Daniel Alejandro Díaz, instándolo a declarar en sentido contrario. En uno de los textos le escribió: “le cuento todo esto para que vaya preparado”.

De esta manera, el tribunal decidió apartar definitivamente del proceso a Andrada Barone y secuestrar su teléfono celular. Además, remitirá un oficio al Colegio de Abogados para una futura sanción al letrado.

Por último, el tribunal hizo lugar al pedido de prisión preventiva solicitado por la Querella, Emilio Mrad, y el representante del Ministerio Público Fiscal, Carlos Sale, para el imputado Hugo Sánchez, quien quedará detenido hasta que finalice el juicio. En un primer momento se dispuso que el ex Jefe de Policía sea alojado en el escuadrón 55 de Gendarmería Nacional. Sin embargo, desde Gendarmería anunciaron que no tienen disponibilidad de espacio, por lo que Sánchez fue finalmente trasladado a la División Homicidios de la Policía. A partir de ahora, la defensa de Hugo Sánchez quedará en manos de la coayudante del ahora ex defensor Andrada Barone.

El juicio Paulina Lebbos tiene dos nuevos detenidos

Ayer, en la última audiencia de la semana, Vázquez Carranza contó que el martes un desconocido se presentó en el colegio donde asiste su hija a la hora de la salida, pero la niña le dijo a una maestra que no conocía a ese hombre. Vázquez Carranza se negó a ingresar al programa de protección de testigos, pero solicitó custodia personal para su familia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-