Corte de ruta en Tucumán en solidaridad con los despedidos de PepsiCo

17 julio, 2017

Commentario

Trabajadores Tucumán
Share on Facebook39Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

El martes habrá una jornada nacional para respaldar a las trabajadoras y los trabajadores de PepsiCo que fueron desalojados violentamente la mañana del viernes 14 de julio por la infantería de la policía de la Provincia de Buenos Aires. En Tucumán, desde las 9  se realizará un corte del Puente Lucas Córdoba que une la ciudad de la Banda del Rio Salí y Capital.

Tucumán también marchará en repudio de la represión en Pepsico. Organizaciones sociales y partidos de izquierda cortarán mañana a la mañana el puente Lucas Córdoba en adhesión a las medidas nacionales. “La represión fue comandada por el poder político: eesde el intendente de Vicente López hasta la gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal. Ha puesto de manifiesto el carácter de clase de este gobierno de ricos para los ricos” explicó Alejandra Arreguez del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

Obreras y obreros de PepsiCo se enteraban el 20 de junio que se quedaban sin trabajo, a través de un cartel pegado en la entrada. Cinco líneas en una hoja pegadas en el portón de la fábrica. En el mensaje había un 0800 para comunicarse con la empresa. Unas 600 personas más se sumaron a la lista nacional de despedidas por el cierre de esta planta de snacks en Florida, partido bonaerense de Vicente Lopéz. El 70% de esta fábrica estaba compuesta por mujeres. Tenían jornada laboral de 16 horas, enfermedades producto de los ritmos de producción y muchas alcanzaban más de 20 años de antigüedad. Muchas no aceptaron las indemnizaciones que le ofrecían porque vieron que en el contexto de desocupación esa plata no les alcanzaría y porque nunca sería lo mismo a un sueldo mensual.

Ante la decisión de la firma, trabajadoras y trabajadores ocuparon la fábrica durante más de dos semanas. El pasado 13 de julio, fueron desalojados violentamente por Infantería y Gendarmería. La represión se vio en todas las pantallas y conmovió a amplios sectores que hoy se suman a las medidas de reclamos para repudiar estos despidos entendiendo que se trata de una política del gobierno nacional.

Después que desalojaron a las cientos de trabajadoras y trabajadores que acampaban en las puertas de la planta, dirigentes del gobierno de Cambiemos intentaron distintas justificaciones. En el programa de Mirta Legrand, como un nuevo canal oficialista, Marcos Peña, Jefe de Gabinete, declaró que la situación estuvo motorizada por grupos de izquierda: “cuando toman esas actitudes, perjudican la llegada de inversiones. La mayoría delos trabajadores de PepsiCo había arreglado su situación”.

Para las organizaciones se trató de un intento fallido del Gobierno y la dirigencia del gremio de la Alimentación de desprestigio del reclamo. “La campaña de que no solo anuncia el gobierno nacional sino también las burocracias sindicales. En el caso de la lista verde del sindicato de la Alimentación, de Rodolfo Daer,  intentan instalar la idea de que donde está la izquierda hay despidos. Eso es absurdo, porque se han perdido cientos de miles de puestos de trabajos que se han perdido en el último año y medio. El avance sobre los derechos de los trabajadores es generalizado. Donde las organizaciones que somos solidarias con los trabajadores estamos donde debemos estar. Por eso nos atacan” aseguró Arreguez.

A dos horas de la represión la Sala 6 de la Cámara nacional de Apelaciones de Trabajo dictó una medida cautelar que entiende que las medidas adoptadas por la empresa multinacional violaron la Ley Nacional de Empleo y del Procedimiento Preventivo de Crisis, por lo cual ordenó a PepsiCo darle tarea a los trabajadores. Esto alcanzaría a todos los empleados aun aquellos llegaron a acuerdos con la empresa. Edgardo Moyano, abogado de los trabajadores, explicó que exigirán la reinstalación de la planta.

“Son los trabajadores de PepsiCo quienes están mostrando el camino para pararle la mano al ajuste del gobierno y de los empresarios. Si dependiese de las conducciones dirigidas por el Frente para la Victoria u orientadas por el partido Unidad Ciudadana la consigna es dedicarse a orar. Las otras centrales que están manteniendo una brutal tregua con el gobierno sin llamar a una sola medida de fuerza. Lo que muestran los obreros de PepsiCo con su lucha y rodeados de la solidaridad de estudiantes, vecinos, de las mujeres, el colectivo Ni una Menos y organismos de derechos humanos es el camino para frenar el proyecto de reforma laboral similar a la que se aprobó en Brasil la semana pasada. También exigir a las conducciones sindicales un paro nacional para que dejen de estar del bando de los empresarios” subrayó Arreguez.

Están convocando a este corte la Corriente Clasista y Combativa, Partido Comunista Revolucionario, Partido Obrero,  el Movimiento de los Trabajadores Socialistas, Colectivo Autogestionado Pangea, Partido de Trabajadores por el Socialismo, Frente Popular Darío Santillán – Corriente Nacional, Izquierda Socialiasta y La brecha. También estará presente el colectivo Ni Una Menos de Tucumán.

Despidos, pobreza y mano dura

La crisis económica tiene perdedores, de acuerdo a datos del INDEC, cerca de 5000 fábricas cerraron durante el año 2016 y el mercado ofrece 68.314 puestos de trabajo menos que el año anterior. La tasa de desempleo de mujeres es de 10,2 por ciento frente al promedio nacional de 9,2 por ciento. En el primer trimestre de 2017, mujeres de hasta 29 años en desocupación de ubican en 20,1 por ciento, mientras que los hombres un 17,2 por ciento. Para hacer pasar estas medidas como naturales no alcanzan los discursos que las justifican y que piden que pasen sin chistar. Los despidos, las suspensiones y la precarización se leen como una política que se profundizará y se impondrá a fuerza de palos.

“Se trata de una ofensiva generalizadas de las patronales multinacionales contra los derechos de los trabajadores. La brutal represión a los trabajadores de PepsiCo es un síntoma de la política del Gobierno. Esa política trata de mostrarles a las patronales que ellos están dispuestos a aplicar la mano dura contra los trabajadores, a precarizar, a despedir, a disminuir lo que ellos llaman el costo laboral y nosotros estamos totalmente en contra. Se tiene que reducir la jornada laboral a los fines que haya trabajo para todos” explicó Ángel Paliza del Movimiento de Trabajadores Socialista.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-