Cupo Laboral Trans: la Legislatura remitió el proyecto de ley a comisión y evitó su aprobación

30 agosto, 2017

Commentario

Generos
Share on Facebook39Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Este miércoles 30 de agosto estaba programado el debate de la ley de cupo laboral trans. Sin embargo, el legislador Raúl Albarracín (UCR) pidió que fuera enviado a comisión y evitó que el proyecto fuera tratado en la Legislatura, con el apoyo del oficialismo.

En la sesión extraordinaria de la Legislatura del miércoles del 30 de agosto, se encontraba programado el debate sobre el proyecto de ley de cupo laboral trans, a partir de las presentaciones realizadas por la legisladora Nancy Bulacio (Crece-PJ) y por el legislador José Canelada (UCR). El proyecto contaba con el dictamen favorable de la Comisión de Legislación Social y la Comisión de Derechos Humanos desde el 30 de junio pasado. Desde la cuenta de Facebook de Justicia Por Ayelén convocaron a concentrar afuera de la Legislatura para apoyar el debate de la ley que permitiría, de ser aprobada, que el 1% de los cargos de la Administración Pública en Tucumán fueran ocupados por personas trans.

Sin embargo, cuando llegó el turno de la presentación del proyecto, el legislador Raúl Albarracín (UCR) de Concepción, realizó una moción de orden para que el proyecto fuera enviado a comisión. Esto implicaba que la ley de cupo laboral trans no tuviera la oportunidad de ser debatida por los parlamentarios. Con el apoyo del oficialismo, en pocos minutos el proyecto fue descartado. Aproximadamente 30 personas que estaban presentes en ese momento en el recinto gritaron una y otra vez “discriminación”, mientras la oposición se retiraba del lugar.

Horas después, en su cuenta de Twitter, Albarracín defendió su decisión al decir: “pedí la vuelta a comisión del proyecto de cupo laboral para personas trans porque considero que el mismo está reñido con el Art. 16 CN”. Continuó su argumentación sosteniendo que “al sancionar ese proyecto estaríamos cayendo en la inconstitucionalidad, establecer un cupo es privilegiar un sector discriminando a otros”. Sus declaraciones fueron criticadas por usuarixs de la red social, entre ellxs la abogada Marieta Urueña Russo.

“Es muy peligroso cuando desde el Estado, un funcionario que tiene una obligación en cada una de sus acciones de hacer cumplir la Constitución, la invoca para hacerla decir algo que no dice”, explicó Urueña Russo en diálogo con APA. “Primero hay que distinguir lo que es la desigualdad y lo que es la discriminación, que si bien son dos caras de la misma moneda, no son lo mismo. Y la discriminación es una desigualdad agravada porque la persona pertenece a un colectivo que ha sido históricamente discriminado y es el estado el que tiene que realizar acciones positivas para tratar de terminar con esa discriminación”.

“Las compañeras trans sufren una discriminación absolutamente agravada, porque tienen dificultad para conseguir trabajo, o quedan relegadas a trabajos mal pagos, o terminan en situación de prostitución. Si bien toda la sociedad tiene que trabajar para que esa discriminación no exista, es el Estado el que tiene la obligación de realizar esas acciones positivas y para que podamos llegar a hablar de una igualdad efectiva, una igualdad formal y una igualdad también en el resultado, cuando tengamos compañeras trans que puedan acceder al trabajo”.

Fabian Vera del Barco, activista LGBT y directivo del CeTrans (Centro Educativo Trans de Puertas Abiertas), también manifestó su indignación ante lo sucedido en la Legislatura. “Hay un sector de la dirigencia política que no se anima al debate, este proyecto que iba a ser debatido hoy y pasó a comisión sin ningún tipo de posibilidad de discusión es de un consenso entre distintos legisladores de determinados partidos, de distintas facciones del arco político de Tucumán”. Relató que este miércoles a la mañana, horas antes del comienzo de la sesión, se enteró que Albarracín pediría una moción de orden para que el proyecto no se discuta en el recinto, y que el legislador mantenía una relación cercana con sectores de la Iglesia Católica en Tucumán.

“Hay cupos porque es una estrategia generalmente vinculada a violaciones de los derechos humanos para aquellos sectores de la población que se encuentran estructuralmente violentados o negados en sus derechos. Es el caso de la población trans”, señaló Vera del Barco. Las estadísticas sobre la situación social y económica de las personas trans muestran la vulnerabilidad extrema en la que se encuentran.  Mientras que su promedio de vida en Argentina es de 35 a 40 años, un informe nacional sobre situación de calle de 2011 a cargo de Lohana Berkins, detalló que el 67% de las personas trans no terminó la primaria, y el 84% no se graduó de la secundaria. Las causas de deserción escolar: 39% por temor a la discriminación, y 61,4% porque el ámbito escolar no aceptaba su identidad de género. El 91% padeció violencia, el 41,5% abuso sexual, el 64,5% agresiones físicas, y 81% sufrieron insultos.

“El mismo legislador dice por Twitter que su ámbito para manifestar su posición era el recinto del parlamento, pero resulta que no dio lugar por una táctica o por una cuestión absolutamente reglamentaria al debate del resto de los legisladores que sí querían debatir. Y por otro lado hubo un conjunto de legisladores que dieron lugar a la moción de orden que instaló Albarracín que impidió que esto se pudiera llevar a cabo, que por lo que hemos llegado a analizar tiene que ver en gran parte con el bloque oficialista. Creo que al oficialismo en Tucumán le hace falta todavía sentarse a analizar cuál es la situación del colectivo de la diversidad y sobre todo darse cuenta de que estamos hablando de una cuestión de derechos humanos. No podemos seguir mirando para otro lado cuando se están muriendo chicas trans en Tucumán y en todo el país”.

La resistencia frente al cupo laboral trans también llegó a los colegios católicos tucumanos. Un mensaje de texto empezó a circular entre madres, padres, docentes y alumnxs que avisaba que el proyecto que se presentó a la mañana implicaría, si fuera aprobado, que “en el ámbito de la educación, uno de cada 100 Maestros Jardineros, de Primaria y demás docentes OBLIGATORIAMENTE deberá ser TRAVESTI, TRANS o TRANSGENERO. ¿Eso queremos los tucumanos para nuestros niños? SI votan esta ley pretenderán direccionar toda enseñanza para que no se contradiga al llamado “estilo de vida de género”.

Ante estos frentes de resistencia, y a tres semanas del transfemicidio de Ayelén Gómez, Vera del Barco señaló que “el Estado no puede estar ausente, el Estado no puede desoir. Y lo que hoy mostraron los legisladores y legisladoras que dieron el apoyo a la moción de orden de Albarracín es que tienen una posición activa en contra de la ampliación de derechos, que tienen una posición proactiva en la negación de derechos del colectivo, que no es que el Estado está ausente, el Estado está persiguiendo a nuestras compañeras, el Estado de alguna manera está avalando los asesinatos, está avalando la exclusión de la escuela, está avalando la exclusión del trabajo. Si no son capaces de sentarse a debatir las alternativas de un cupo laboral trans, eso es una muestra de que tienen no solo una falta de interés sino que claramente están en contra de la inclusión de la población trans de la provincia”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-