El dueño de un circo fiestero

26 octubre, 2017

Commentario

Tucumán
Share on Facebook12Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Cristian Ledesma es el “El Barba”, un personaje peculiar de la provincia de Tucumán. Es DJ, productor y compositor, pero se autodefine como un todólogo. Suele salir de gira por otras provincias y países llevando su música, una mezcla de Dub, cumbia y electrónica.

Coordinar una entrevista con el Barba es complicado. Al momento de esta entrevista no tenia celular, a pesar de que en su estudio está rodeado de tecnología: computadora, cámaras go pro, un teclado y una Mac rota son la decoración de su espacio de trabajo que comparte con diseñadores gráficos. Hasta allí fue APA! para conocer a este personaje de la noche tucumana. El Barba pone la pava eléctrica, prepara el primer mate y define: “La Bailunga es un movimiento popular que espero que llegue cada vez a más gente”.

Empezó de abajo. Tocaba en algunas fiestas y su nombre empezó a resonar en la movida nocturna. Del under a la masividad. “Lamentablemente, si querés vivir de la música o cualquier tipo de arte, tenés que encararlo como un producto y presentarlo para que sea lo más rentable posible”, considera aunque matiza el crecimiento de su principal propuesta: la Bailunga. Las primeras fiestas under llamadas “Yo VoyBass” eran organizadas por Mumo (“Mucho montón” era un colectivo audiovisual de Dj’s y Vj’s compuesto por el Barba en música, Mariano Orell en gráficas y en las visuales Rudy Garzotto). El grupo se disolvió, pero él continuó en la misma senda.
Así importó la Bailunga, que nació en Corrientes. Fue la primera ciudad fuera de Tucumán donde tocó, allá por el 2010. Al volver de México (se fue de gira en el año 2013 con presentaciones en Corrientes, Misiones, Asunción de Paraguay, Bolivia, Perú, México, Nicaragua, Costa Rica, Guatemala y Colombia entre otros, un gira planificada para 4 meses que se terminó extendiendo hasta el 2015) tenía la meta de montar una fiesta y se acordó de esos muchachos que había conocido y con los que compartía gustos musicales. Les propuso armar la fiesta en la provincia y rápidamente coincidieron en que era posible. “Ellos en Corrientes tienen más ritmos y son más pausados para organizar fechas. En cuatro años hicieron catorce fiestas, a diferencia de acá donde llevamos haciendo catorce en un año y medio. Esto está creciendo, tiene sede en dos ciudades, ya lleva su marca y sus respectivos diseños. Estamos estandarizando todo para que sea masivo, para poder expandirla y necesitamos que tenga continuidad”, comenta el Barba y agrega que crearon un canal de youtube para hacer una curaduría de la música que les gusta, contactarse con los artistas dueños de esas canciones y difundir esa música que les gusta. Con el sueño de porque no en algún momento bailunga se convierta en un sello discográfico.


“Para mí es un movimiento popular, que espero e intento que este tipo de música llegue al mayor número de gente”, define el Barba. Su mamá fue a verlo una vez con todo su grupo de folclore “bailando mi música y reinterpretando como ella dice los sonidos modernos”. Ese es su objetivo.
La primera Bailunga de este año se hizo en la Fábrica, un local donde durante años funcionó un boliche. Chicos y chicas, chicos y chicos, chicas y chicas. Todos danzando al ritmo de cumbia, electrónica y dub, frenéticos ritmos mezclados por el Barba que estableció un sello propio con sus intervenciones.
“Esa fiesta fue muy buena. Empezamos a generar proyecciones en base a ese lugar, como iba a evolucionar, se abrían un montón de posibilidades. Pero después nos dejaron de alquilar el local sin razones, por lo cual tuvimos que salir a buscar otros lugares. Lastimosamente no existe otro como ese en Tucumán”, lamenta.
Después se repitió cinco veces más la movida: un viernes, tres domingos, un lunes. Nunca más un sábado hasta la última edición del 7 de octubre pasado. La fiesta requiere que el lugar sea un galpón con espacio amplio. Al no tener lugar fijo no pueden desarrollar tranquilos los escenarios donde toquen los DJ’s. El formato es símil a una banda: toda la noche hay alguien tocando, cambian los jugadores, pero la música sigue sonando. Son individualidades que se enlazan y ayudan a que este toda la noche activa. No son solos DJ’s que reproducen música. Hay percusión, agitadores, wiros y bailarinas. Es un circo fiestero.


El staff de la Bailunga está conformado por dieciocho personas: sonidista, Dj’s, Vj’s,fotógrafo, video y las bailarinas. También hay encargados de seguridad que usaron remeras con el slogan ‘guardianes del ritmo’ en las primeras fiestas, pero se las robaron. “Éramos muy amateur en ese momento. Los patovicas eran amigos de uno de los Vj’s”, recuerda. Tuvieron una mala experiencia: uno de los guardias se emborrachó y empezó a tirar la bronca a quien le pasaba cerca. Ese aprendizaje los llevó a contratar a partir de ahí siempre seguridad profesional para evitar malos rollos. Ahora los sumaron como parte del equipo permanente.
Además de Salta y Corrientes, el Barba recorrió otros países con su música. México y Brasil fueron dos de sus destinos. “Me invitaron a San Pablo a una fiesta llamada VENGA VENGA. Me recibieron en el aeropuerto con cartelito, no entendía una. Encima, los organizadores de la fiesta eran los únicos que hablaban español, así que pase mi travesía por Brasil hablando por lenguaje de señas. Me toco cerrar la fiesta a las 5 am, una fiesta bien psicodélica”, rememora. México hizo un clic en él. Le impactó la cultura del baile de a dos, algo que se perdió acá. “Allá los lugares de cumbia todos están bailando en pareja, no como acá que se junta en la ronda de amigos, hasta que están borrachos y hacen la ‘danza del apareamiento’”, comenta y se ríe. Le surgió una línea para ir a tocar a Australia, donde se están desarrollando 5 proyectos cumbieros,
Aunque hoy más que Dj’s es productor, su sueño es pasar a una faceta más de banda, donde se toquen sus temas con el apoyo de músicos (percusión, trompetas). “Que sea un hibrido entre banda y dj. Dar paso al artista que estaba dejando, y de cierta manera hacer provecho de este espacio que se creó con la Bailunga”, sueña.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-