El juicio Paulina Lebbos tiene dos nuevos detenidos

25 marzo, 2018

Commentario

Tucumán
Share on Facebook8Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Los empleados de Vialidad Provincial Ramón Fernández y Ernesto Fierro, este último Policía de Vialidad, fueron detenidos entre el miércoles y el jueves por el presunto delito de falso testimonio. Jorge Jiménez, el primer detenido, fue liberado el miércoles por la mañana luego de que se cumpliera el plazo de los 10 días de detención. “No vamos a permitir que este sea el juicio del ‘no me acuerdo’”, sentenció Dante Ibañez, presidente del tribunal.

“Este fue el peor testigo desde que comenzó el juicio. No supo contestar nada de lo que se le preguntó. Hasta un ‘no me acuerdo’ se puede tolerar, pero este testigo no supo responder cuestiones básicas y de sentido común”. A Dante Ibáñez se le acabó la paciencia y Ernesto Bernabé Fierro, Cabo Primero de la Policía de Seguridad Vial terminó esposado en la alcaldía del Palacio de Justicia, el jueves 22. Se trata del tercer detenido desde que comenzó este proceso que investiga el femicidio y posterior encubrimiento de Paulina Lebbos. Pero esta vez fue diferente. Fue el tribunal el que dispuso la medida, después de que las defensas y el Ministerio Público Fiscal no acompañaron el pedido del defensor Gustavo Carlino, que había solicitado la investigación por falso testimonio.

Fierro declaró sobre su participación en el operativo de seguridad en la zona donde fue hallado del cuerpo de Paulina Lebbos, el domingo 12 de marzo de 2006. Durante su testimonio, aseguró que aquella mañana se encontraba de guardia y lo llevaron para hacer el relevo de la guardia policial que custodiaba  la zona. Sin embargo, no supo decir a qué distancia estuvo del lugar donde estaba el cuerpo. Otro de los datos que aportó fue que el ex Jefe de la Policía, Hugo Sánchez (imputado en este juicio por encubrimiento) estuvo presente en el lugar, pero no vio a otros funcionarios.

Fierro aseguró que antes de ingresar a la policía integró el Ejército y que realizó un curso en Gendarmería para ingresar a la policía Vial. Sin embargo, no supo responder dónde realizó los cursos de adiestramiento ni tampoco (lo que resultó aún más grosero para el tribunal) en qué colegio finalizó sus estudios secundarios.

El detenido ‘sorpresa’

Durante toda la semana prestaron declaración los empleados de Vialidad Provincial que trabajaron en el desmalezamiento de la ruta 341 durante el mes de marzo de 2006, días antes del hallazgo del cuerpo sin vida de Paulina.

El martes 20 fue el turno de Ramón Marcelo Fernández, empleado de Vialidad Provincial. Fernández trabajó como cocinero del campamento de Vialidad de Raco durante marzo de 2006, días previos al hallazgo del cuerpo sin vida de Paulina. En un tramo de su declaración, cuando se le exhibió una declaración que había realizado en sede judicial ante el Fiscal Diego López Ávila, Fernández dijo que no reconocía su firma y negó reconocer esa declaración.

Gustavo Morales, abogado defensor del imputado Eduardo Di Lella, ex Secretario de Seguridad Ciudadana, solicitó ante el tribunal que se abra una investigación contra López Ávila por el presunto delito de falsificación ideológica de instrumento público. En ese momento, el tribunal resolvió diferir el planteo de Morales hasta la sentencia final del juicio.

Pero la historia cambió el miércoles 21 por la mañana. Desde el Ministerio Público Fiscal confirmaron que, en realidad, Ramón Fernández tenía dos firmas diferentes. Esto se confirmó cuando contrastaron la firma de la declaración en sede judicial con la firma que registró en la notificación que recibió en diciembre pasado, cuando lo citaron a declarar en calidad de testigo.  Con esta prueba, el tribunal, presidido por Ibañez, dispuso la inmediata detención de Fernández por el presunto delito de falso testimonio. Pero el miércoles Fernández no se encontraba en el Palacio de Tribunales, ya que había finalizado su testimonio el martes por la tarde. Por lo tanto, la guardia policías tenía que buscarlo en su domicilio de San Javier para detenerlo.

La sorpresa fue que Fernández llegó solo al Palacio de Tribunales para acompañar a su hijo, Cristian Daniel Fernández, que también prestó declaración en calidad de testigo. Cuando llegó al ingreso de la sala se enteró que había una orden de detención. Fue esposado y trasladado a la alcaldía.

Coincidencias

Si bien, de acuerdo a lo señalado por las defensas de los imputados, todos los empleados de Vialidad que declararon entre el lunes 19 y el miércoles 21 incurrieron en numerosas contradicciones, también existieron puntos de coincidencias que, según le dijo el abogado querellante Emilio Mrad a la prensa, son fundamentales para sostener su hipótesis de que el cuerpo de Paulina fue “plantado” en el kilómetro 3 de la ruta 341 poco antes de ser encontrado:

*Todos los obreros de Vialidad que declararon aseguraron que no sintieron olores extraños en la zona del km 3, donde fue encontrado el cuerpo de Paulina Lebbos.

*Todos coincidieron en que trabajaron en la ruta 341 desde Tapia hasta Raco.

*La gran mayoría de los testigos aseguraron haber trabajado en el desmalezamiento de la zona hasta el jueves 9 de marzo, dos días antes del hallazgo del cuerpo.

*El viernes 10 de marzo, dijeron, Recibieron la directiva de levantar el campamento y  fueron trasladaron a San Javier.

*Durante el desmalezamiento de la ruta 341 nunca vieron policías rastrillando la zona.

*Todos los empleados de Vialidad coinciden en que fueron trasladados a San Javier el viernes 10 de marzo. Sin embargo, en el cuaderno de novedades de los trabajos de Vialidad está registrado que aquel viernes no se trabajó por duelo, debido a un accidente de tránsito en El Manantial donde fallecieron 4 empleados de Vialidad.

Tres detenidos

Con Ernesto Bernabé Fierro ya son tres los testigos detenidos por el presunto delito de falso testimonio en lo que va del juicio. El primero de ellos, Jorge Jiménez, fue liberado durante la mañana del miércoles, tras cumplirse el plazo de 10 días de detención. Como no existe peligro de fuga, no se dispuso la prisión preventiva.

Una semana atrás Emilio Mrad, abogado querellante, había planteado su postura de no acompañar los pedidos de detención por falso testimonio en clave estratégica. “Si nosotros pedimos la detención inmediata de un testigo, al no haber suficientes pruebas en su contra, el mismo puede ser sobreseído y por lo tanto no se lo podrá juzgar en otro proceso. Nosotros vamos a esperar que las pruebas surjan en este debate oral y al final del juicio, con todas las pruebas en la mano, vamos a pedir que se abra una investigación por falso testimonio y la posible participación en el homicidio de Paulina contra Jiménez y César Soto”, había dicho Mrad en su momento.

En la última semana, el letrado se mantuvo firme en su estrategia: escuchar a los testigos, exponer sus contradicciones ante el tribunal y al final del proceso pedir las investigaciones por falso testimonio contra los testigos que considere oportuno. “Esto es un juego de ajedrez”, le dijo a la prensa.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-