En una misma noche, tres jóvenes adictos murieron en la zona de El Sifón

2 mayo, 2017

Commentario

Destacada Territorial
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Uno de los jóvenes ya había perdido a un hermano, también adicto, que se había ahorcado. La policía da vía libre al accionar de los transas y la escalada de violencia va en aumento. Los vecinos temen que la justicia por mano propia haga estragos en el barrio.

‘Goku’ llegó a su casa en la noche del domingo 16 de abril. Estaba alterado. Les dijo a su madre y su hermana que un transa lo había golpeado en la plaza por una deuda y que tenía mucha bronca. “salgan y déjenme solo porque las voy a lastimar”, les dijo a las mujeres. Encerrado, desató la bronca y la impotencia rompiendo todo lo que tenía alrededor. Le pegó una piña a la ventana y rompió el vidrio; cuando quiso sacar el brazo se cortó una arteria debajo de la axila y se desangró. Murió a los pocos minutos.

Los vecinos de El Sifón están alarmados: aquel domingo, además de ‘Gokú’, murieron otros 2 jóvenes asesinados, uno de ellos en el Barrio Juan XXIII, conocido como ‘La Bombilla’. Los vecinos apuntan hacia el mismo lado: ajustes de cuentas de los transas. ‘Gokú’ era hermano de Emilio, un joven adicto que se quitó la vida con una soga al cuello.

Mónica Gutiérrez (su nombre real fue cambiado para preservar su identidad) nos muestra un video grabado con un celular donde se ve a un transa reconocido del barrio paseando por los pasillos con sus soldaditos, mostrando armas y amenazando a los vecinos. “Nunca vi armas así. Los transas tienen armas de policías, tienen hasta ametralladoras”, cuenta Gutiérrez en casa de Yrma Monroy, una referente del barrio que administra el comedor Los Lapachos.

“Aquí las madres sufren porque ven como los transas les pegan a sus hijos en la plaza y ellas no pueden hacer nada”, agrega G. (una vecina que pidió la reserva de su nombre). La central del 911 está ubicada a pocas cuadras del barrio, en la esquina de calles Chile y San Miguel. Sin embargo, los vecinos afirman que cuando llaman al 911 nunca les envían móviles. “Los vecinos aquí ya no confían en la policía. Aquí hacen justicia los propios vecinos. En algún momento nos vamos a terminar matando entre todos”, sentencia G.

“Hace unos días me tocaron la puerta cerca de las 3 de la madrugada. Era uno de  los chicos de aquí del barrio. Cuando me levanté y le pregunté qué quería me dijo que lo ayude, que un transa lo quería ‘corbatear’ porque le debía plata”, nos cuenta Yrma. ‘Corbatear’ significa ahorcar. En El Sifón toman cada vez más fuerzas los testimonios que afirman que en muchos casos los transas ahorcan a los chicos adictos que les deben plata y hacen pasar el asesinato como un suicidio.

La problemática de la venta y consumo de drogas en el barrio se profundiza  aún más cuando ser transa o soldadito se convierte en una fuente laboral. Las vecinas organizadas en la lucha contra el narcomenudeo tienen que librar una batalla contra esos chicos que ven en la venta de drogas una posibilidad de progreso que les garantice dinero rápido y fácil. “Aquí en el comedor escuché una vez a un chiquito que decía que cuando sea grande quería ser transa para tener plata. Y yo tengo que hablar con los chicos, enseñarles y marcarles el camino”, reflexiona Yrma. “yo tengo una amiga que tiene hijos chicos como los míos y trabaja para un transa. Esa chica le vende droga a los amigos de sus hijos”, la interrumpe G.

Las vecinas contaron que el próximo 17 de mayo se llevará a cabo una jornada que se llamará “Barrio en movimiento”, con la idea de promover la salud, la prevención y proponer actividades a los jóvenes para alejarlos del consumo.

“Aquí hay madres que les dicen a sus hijos que no digan que viven en El Sifón porque para el afuera es un barrio de drogadictos y delincuentes, que le digan Juan Pablo II. Yo les enseño que ellos tienen que decirle El Sifón al barrio, porque esa es nuestra identidad y no hay que renegar de eso. Negar al sifón es negarnos a nosotros mismos”, finaliza Yrma.

Fotos: Gastón Guirao – Leandro Zerda

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-