Exigen que se aplique el protocolo tras la denuncia por acoso contra el docente de odontología

16 mayo, 2018

Commentario

Géneros Generos Tucumán

Estudiantes, organizaciones políticas y sociales realizaron este martes al mediodía un ruidazo en la Facultad de Odontología, para respaldar a las víctimas y repudiar al docente Eduardo Hassan, denunciado por sus dichos discriminatorios contra las mujeres. Mientras el docente continúa circulando por la institución, las organizaciones sociales reclaman a la Universidad Nacional de Tucumán que se aplique el protocolo de acción contra la violencia de género, y que las víctimas reciban la asistencia y la protección necesaria a la hora de realizar la denuncia.  

“Hoy estamos acá para generar un escudo de protección y que las victimas sientan que no están solas”, resonó a través del megáfono, en medio del estacionamiento de la Facultad de Odontología. Con bocinazos, pitadas, cánticos y carteles, estudiantes, docentes, organizaciones políticas y sociales irrumpieron en la cotidianeidad del claustro académico para gritar “¡compañeras no están solas, basta de acoso, basta de violencia de género!”.

El caso resonó en los medios locales, e incluso nacionales, a partir del audio que se viralizó, donde el docente acusado Eduardo Hassan, profesor adjunto de la Catedra de Anatomía General y Dentaria de la carrera de Odontología de la Universidad Nacional de Tucumán, manifestaba declaraciones discriminatorias y misóginas contra la mujer en el contexto de una clase. Con el correr de los días las denuncias se multiplicaron a través de las redes sociales, incluso de casos que datan de hace varios años, y que respectivamente fueron denunciados en la facultad. Pero ni entonces, ni ahora, las autoridades actuaron en consecuencia. “Hace años ya que fueron presentadas denuncias contra este docente, por mesa de entrada. Desde el ‘99 prácticamente, y la universidad no hizo nada. Es decir que hay una complicidad por parte de las autoridades que no desconocen la situación. Sin embargo, no hicieron nada para separar al docente, ni para realizar una verdadera investigación”, explicó Anahí Rodríguez, de la Comisión de Género de ADIUNT.

En ese sentido, las estudiantes, junto a las organizaciones políticas y sociales, exigen a las autoridades que se aplique el “Protocolo de acción institucional para la prevención e intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual”, aprobado en diciembre de 2017. Reclaman contención y asistencia para las víctimas, además del respaldo necesario, asesoradas por personal especializado.

“Lo que se planteó, cuando se dijo que el docente iba a ser separado del cargo, era si se aplicaba el protocolo de violencia de genero. La cuestión es que todavía no se lo aplicó. Si bien se lo aprobó el año pasado, supuestamente se lo aplicaría a partir de abril, pero sin embargo todavía las victimas que quieren hacer la denuncia no cuentan en estos momentos con una oficina independiente de la facultad que pueda recibir la denuncia, a cargo de personas especializadas con perspectiva de género, que mantengan la integridad y el anonimato de las víctimas, para evitar represalias”, detalló Rodríguez.

Mientras las autoridades instan a las víctimas a realizar las denuncias por mesa de entrada, el docente sigue circulando por la facultad. “No es tan solo el audio, sino los hechos concretos, que no son públicos. Indudablemente para las victimas el primer paso, que es hacer la denuncia, es un paso gigantesco, por el temor, por todo lo que conlleva la propia violencia que se ejerce, y por el miedo a las represalias, y que todo quede en la nada, porque ya ha pasado. El encubrimiento y la impunidad genera este miedo entre las víctimas”, denunció la dirigente de ADIUNT.

De acuerdo con el protocolo, son motivo de denuncia los “hechos de violencia sexual o acoso sexual y hechos con connotación sexista: toda conducta, acción, todo comentario, cuyo contenido discrimine, excluya, subordine, subvalore o estereotipe a las personas en razón de su género, identidad de género, orientación sexual”. Asimismo, explicita que “la persona afectada será asesorada legal y psicológicamente de manera gratuita por las áreas competentes”. En cuanto al lugar destinado a recibir las denuncias, aclara que “la Universidad proporcionará un espacio físico para la atención presencial de consultas y denuncias que garantice las condiciones de privacidad”. Finalmente, entre otro de los puntos destacados, declara que “la persona responsable de la intervención será una persona graduada en esta Facultad que acredite experiencia y formación relativas a los derechos humanos con perspectiva de género y diversidad sexual. La designación de la misma se realizará mediante concurso de oposición y antecedentes y la evaluación estará a cargo de una comisión creada para tal fin”.

Pero según denunciaron en el contexto de la manifestación, nada de esto se aplica actualmente. “Se solicita que exista una oficina especializada. Esta va a requerir presupuesto, porque el protocolo se aprobó pero sin presupuesto alguno, por eso no está en vigencia, y por eso no se dio la publicidad necesaria. Recién a partir de este caso se conoció que existía un protocolo aprobado en la Universidad”, manifestó Rodríguez.

A la espera de que la UNT actúe frente a este caso, estudiantes y organizaciones convocaron nuevamente a un ruidazo el próximo martes 22 de mayo a las 12:30 horas, en la Facultad de Odontología.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-