Femicidio de Paulina Lebbos: primera semana de juicio

10 febrero, 2018

Commentario

Generos Tucumán
Share on Facebook14Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Tras 12 años de espera, 600 marchas y 7 años de secreto de sumario, comenzó en Tucumán el juicio por el encubrimiento y femicidio de Paulina Lebbos. Se espera que el proceso dure hasta fin de año. Fotos de Mariana Leder Kremer Hernández y Milagros Mariona.

“Tengo un cruce de emociones. Solo quiero que se sepa la verdad y que se termine este martirio”. Alberto Lebbos hace una pausa entre frase y frase. Como si no supiera bien que decir; como sabiendo que nada de lo que diga alcanzará para describir lo que se le cruza por la cabeza; como si no tuviera certezas de cuáles son esas emociones. Pero Alberto ya no necesita hablar: la inconfundible expresión de dolor que arrastra con la mirada es suficiente para entender todo, o casi todo.

El martes 6 Alberto llegó cerca de las 8 al segundo piso del Palacio de Justicia, saludó y se ubicó en un asiento de la primera fila, en la sala III de la Cámara Penal. Afuera de la sala periodistas de televisión, radio y de la gráfica, locales y nacionales, se agolparon en el vallado custodiado por la policía local. Abajo, sobre el Pasaje Vélez Sarsfield, organizaciones políticas y sociales se manifestaron para brindar apoyo a Alberto y exigir justicia por su hija Paulina.

Desde la Dirección de Comunicación Pública de la Corte suprema de Justicia de Tucumán se dispuso que los periodistas cubran el juicio desde la sala de prensa, contigua a la sala de audiencias. Para eso, se preparó la sala con aire acondicionado, refrigerio y un televisor para seguir el juicio por circuito cerrado. Sin embargo, a los periodistas que querían ingresar a la audiencia no se les permitía usar los celulares, lo que generó malestar ya que muchos trabajan con sus teléfonos. Los fotógrafos pudieron ingresar a la sala solo para hacer fotos de los momentos previos al inicio de la audiencia.

La primera jornada del histórico juicio fue por demás tediosa. Apenas nos minutos de  comenzado el debate oral y público se anunció un cuarto intermedio, debido a que la defensa de Roberto Gómez, único imputado por homicidio, realizó ante el tribunal un planteo de incompetencia, aludiendo que el delito de privación ilegítima de la libertad, por el cual es juzgado su defendido, es competencia del fuero federal. Al regreso del cuarto intermedio, el presidente del tribual, Carlos Caramutti, anunció que rechazan el planteo de incompetencia y que Gómez será juzgado por la justicia local.

“Lo que se conoce como carne podrida”

Durante el primer cuarto intermedio de la jornada del martes, Alberto Lebbos habló con la prensa. “Todo esto fue un armado para desviar la investigación, lo que vulgarmente se conoce como ‘carne podrida’. En el requerimiento de elevación a juicio quedó demostrado que hubo una reunión en Raco entre Di Lella, Sánchez y Enrique García (comisario de Raco) el 26 de febrero a la noche, cuando desapareció Paulina. El día que encontraron el cuerpo de Paulina, los funcionarios (Hugo Sánchez, Eduardo Di Lella y Nicolás Barrera) llegaron al lugar para destruir las pruebas y alterar la escena. Las pruebas son claras”, dijo.

Por su lado, Gustavo Carlino, quien representa a la defensa de Nicolás Barrera, informó que su defendido ya había solicitado en tres oportunidades un careo con Enrique García, el único testigo que lo señala en la causa. “El fiscal le concedió el careo pero misteriosamente nunca fue realizado”, aseguró.

Con respecto a la supuesta participación de Barrera en la reunión del 26 de febrero en Raco, el abogado informó que el entonces subjefe de la Policía nunca estuvo en dicha reunión: “en el requerimiento de elevación a juicio consta que los únicos que participaron en esa reunión fueron Hugo Sánchez y Eduardo Di Lella. En esas actas policiales no figura el nombre de Barrera y no hay ningún testigo que lo haya visto ese día en la reunión”, sentenció.

Además, Carlino aseguró que el 26 de febrero, el día que desapareció Paulina, Nicolás Barrera se desempeñó como jefe del operativo de seguridad del partido que disputaron San Martín y Atlético Tucumán. Eso justifica, en palabras de Carlino, los registros de llamadas de ese día entre Barrera y Sergio Kaleñuk (hijo del ex secretario privado de José Alperovich, que en un momento estuvo involucrado en la causa), quien en ese entonces era directivo de Atlético Tucumán.

12 horas de lectura

Al regreso del cuarto intermedio comenzó la lectura del requerimiento de elevación a juicio. Se trata del documento elaborado por el Fiscal de Instrucción, Diego López Ávila, donde se fundamenta la acusación del Ministerio Público Fiscal contra los imputados. La maratónica lectura del documento, que tiene casi 300 páginas, duró desde las 19:45 del martes hasta las 12:30 del jueves, con dos cuartos intermedios por día.  Finalmente, se procedió a la lectura de la demanda civil efectuada por Victoria, hija de Paulina (representada por la Fiscalía de Menores), contra los imputados y el Estado por los daños ocasionados tras el crimen de su madre y el posterior encubrimiento.

Comenzaron a declarar los imputados

Luego del primer cuarto intermedio de la tercera jornada, a las 16:30 del jueves 8, se dio lugar a la etapa de identificación de los testigos, donde tres de ellos, haciendo uso de sus derechos, se abstuvieron de declarar: Eduardo Di Lella, Héctor Brito y Waldino Rodríguez, por lo que se dio lectura a sus declaraciones durante la etapa de instrucción. Por su parte, Roberto Gómez, Nicolás Barrera y Hugo Sánchez anticiparon que prestarán declaración y contestarán preguntas ante el tribual. Apenas comenzó la segunda parte de la audiencia, y antes de comenzar la lectura de la declaración de Di Lella, la defensa del imputado Nicolás Barrera le reclamó al tribunal que en la sala había un testigo y que, como indican las normas, no puede presenciar las audiencias hasta tanto no preste declaración: se trataba de Alberto Lebbos. Es que, además de querellante, Lebbos también fue citado a declarar en calidad de testigo. Caramutti, presidente del tribunal, le solicitó a Lebbos que se retire del tribunal y este accedió sin reparos. La tercera jornada del juicio finalizó con la lectura de las declaraciones de Di Lella, Brito y Rodríguez. El próximo miércoles, cuando se reanude el juicio, se espera que declare Roberto Gómez, el único imputado por homicidio.

El Caso

  • Paulina Lebbos estudiaba ciencias de la Comunicación en la UNT. La noche del 25 febrero fue a bailar con una amiga, Virgina Mercado, a un boliche de la zona del Abasto.
  • La madrugada del 26 Paulina y Virginia tomaron un remise a pocas cuadras del boliche. Mercado se bajó del vehículo en su domicilio de calle Rioja al 400. Paulina siguió viaje con destino a Estados Unidos al 1200, la casa de césar soto, su pareja y padre de su hija. Nunca llegó al lugar.
  • El 11 de marzo el cuerpo sin vida de Paulina fue hallado en el kilómetro 3 de la ruta 341, en la localidad de Tapia. La encontraron dos lugareños: los hermanos Goitea.
  • A partir del hallazgo de su cuerpo, siempre siguiendo la versión de la parte demandante, se realizaron una serie de maniobras en el lugar con el objetivo de encubrir el crimen de Paulina y entorpecer la investigación.

Los imputados

Si bien este juicio está apuntado a determinar el encubrimiento del crimen, uno de los imputados será juzgado por homicidio. Estos son los seis imputados:

  • Eduardo Di Lella (ex Secretario de Seguridad Ciudadana de la Provincia). Abogado: Gustavo Morales.
  • Hugo Sánchez (ex Jefe de la Policía). Abogado: Eduardo Andrada Barone.
  • Nicolás Barrera (ex Subjefe de la Policía). Abogado: Gustavo Carlino.
  • Héctor Rubén Brito (ex Jefe de la Unidad Regional Norte). Abogado: Cergio Morfil.
  • Waldino Rodríguez (policía retirado). Abogado: Humberto Posse.
  • Roberto Luis Gómez (único imputado por privación ilegítima de la libertad seguida de muerte). Abogado: Juan Santamarina.

Los testigos claves

En esta causa se incorporaron 270 testigos: tres fallecieron (entre ellos la esposa de Alberto Lebbos) y otros 35 todavía se encuentran en proceso de notificación.  Los principales testigos son:

Virginia Mercado (la amiga de Paulina que compartió el viaje en taxi antes de su desaparición. Actualmente vive en Salta); César Soto (ex pareja de Paulina); Gustavo Gonzáles (líder de la barra brava de Atlético Tucumán, que también está mencionado en la causa); José Alperovich (ex Gobernador de la provincia y actual Senador. Ya anticipó que no se presentará a declarar, sino que presentará un escrito); Alejandro Noguera (primer Fiscal de la causa); Edmundo Jiménez (titular del Ministerio Público Fiscal);  Juan Cruzado. (el remisero que trasladó aquella noche a Paulina y Virginia);  Gabriel Alperovich (hijo del ex Gobernador, vinculado a la pista de “los hijos del poder”); Sergio Kaleñuk (hijo del ex secretario privado de Alperovich, también vinculado a “los hijos del poder”).

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-