Inundaciones: en los últimos 33 años, se desmontaron 8 hectáreas por día

29 mayo, 2017

Commentario

Territorial
Share on Facebook121Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Un comité de emergencia conformado por diferentes instituciones públicas de Tucumán, la UNT, Plan Belgrano y el Ejército analizó las causas del desastre que produjo miles de evacuados y poblaciones aisladas en el sur de la provincia y el este de Catamarca.

Las acciones de grandes productores agrandando el cauce del río San Francisco, provocando desmontes de 950 kilómetros cuadrados en 33 años, generando canalizaciones no planificadas sumadas a precipitaciones inusitadas fueron las razones de la histórica inundación que afectó a las poblaciones del sur de Tucumán, el este de Catamarca y Río Hondo. Así surge de un documento preliminar elaborado por una comisión de emergencia para el tratamiento de la problemática de inundaciones en el que participaron diferentes instituciones públicas tucumana, la Universidad Nacional de Tucumán, el Ejército y el Plan Belgrano al que APA! tuvo acceso exclusivo.

El informe detalla en 18 páginas las causas del desastre, que tuvo más de social que de natural, e incluye recomendaciones con el objetivo de lograr un “ordenamiento hídrico-ambiental de la sub-cuenca ampliada del río Marapa-Graneros, que comprende unas 400.000ha de Catamarca y Tucumán (una quinta parte de la extensión de la Provincia de Tucumán). En él se debe contemplar el indelegable rol del Estado como protagonista en la planificación y ordenamiento territorial, dotado de un adecuado marco legal que además le permita recuperar al estado el efectivo ejercicio del poder de policía para generar en el sur tucumano un sistema productivo sostenible”.

Las inundaciones en marzo produjeron casi siete mil evacuados principalmente en la localidad de La Madrid y cientos de pobladores de parajes del sur tucumano aislados. Como secuela, miles perdieron la seguridad de sus hogares y sufrieron grandes pérdidas materiales ahondadas por el sentimiento de abandono por parte de los gobiernos provincial y nacional.

 

Los detalles

El informe de la comisión de emergencia detalla las causas de las inundaciones. En primer término, plantea que la mano del hombre provocó “duplicación del área de aporte hídrico directo a la localidad de La Madrid, activándose y desestabilizándose la cuenca baja del río San Francisco que en forma de bañados conducía los excedentes hídricos en forma laminar, en amplios cauces y a baja velocidad”. En síntesis, grandes productores modificaron la cuenca que aporta caudal al San Francisco, lo que devino en la formación de un río donde antes había un pequeño arroyo. Como consecuencia, La Madrid tenderá a sufrir inundaciones de ahora en más con mayor frecuencia que las históricamente registradas.

El segundo ítem pone el foco en los desmontes estimados en 950km² (95.000ha) en un lapso de 33 años (tasa de desmonte de casi 8ha/día). “Los productores, después de alterar las condiciones de absorción y en el ánimo de ‘defenderse’, canalizaron el agua en suelos finos de muy frágil estructura y modificaron la dinámica natural agua-suelo sin tener una visión integral de la sub-cuenca. Los cambios del uso de suelo producidos en la sub-cuenca media y baja del río San Francisco tuvieron como objetivo primordial la productividad afectando y desestabilizando mediante canalizaciones y desvíos no planificados, la dinámica natural del sistema”.

Los desmontes produjeron debilidad en el ordenamiento territorial, por la incapacidad del Estado de realizar un seguimiento y control de los cambios de uso del suelo que se producen tranqueras adentro de los campos.

“A pesar de que tanto Catamarca como Tucumán tienen legislaciones en materia de ordenamiento territorial, con injerencia en Suelos, Ambiente, Áreas Inundables, OTBN, se pone en evidencia la debilidad de ambos Estados en lograr un equilibrio entre las acciones productivas y los intereses generales afectados por la problemática hídrico-ambiental, de la cual son manifestaciones no sólo la erosión-colmatación y sequía-inundación, sino también las modificaciones y pérdida de biodiversidad, provocada por el cambio del uso del suelo (bosques y bañados devenidos en campos de cultivo)”.

Otra de las razones tiene que ver con las consecuencias del flujo de agua concentrado forzosamente por las canalizaciones no planificadas que provocaron erosiones y aumentaron el caudal de líquido y sólido transportado por los ríos. “Los sedimentos generados se han trasladado hacia el embalse de Río Hondo con un volumen de sólidos en suspensión equivalente a la mitad de la capacidad total del embalse de la Angostura (30 Hm3, un volumen de sedimento que rellenaría 12.000 piletas olímpicas), que afecta de manera creciente la capacidad de regulación de aquel embalse y, adicionalmente, cambiando el nivel de base de los cauces”, plantea el informe.

 

En este sentido, remarca la canalización artificial del río San Francisco, un tramo recto de 10 km que actualmente descarga de manera puntual las aguas de esta “nueva” cuenca agregada al río Marapa, agua arriba de La Madrid con efectos ya vistos. Según los técnicos reunidos en el comité de emergencia, “el mayor caudal en 2017 provino de la concurrencia en simultaneidad del caudal proveniente de Escaba más los importantes aportes de la cuenca baja y en particular de la cuenca del San Francisco”.

Todo esto sobre la base de que las lluvias durante Marzo y Abril han sido superiores al promedio, en las cuencas alta y media, registrándose valores puntuales extraordinarios en algunos casos.

“Hacia fines de marzo se presentó un evento extraordinario con una precipitación total de cinco a seis horas del orden de los 270mm (Lamelas), con sectores donde ésta alcanzó 320mm (según comunicación verbal de productores). El total de lo precipitado hacia fines de Marzo y primeros días de abril, ha superado a la media histórica del trimestre Enero-Marzo en más de la mitad del total del trimestre”, continúa el escrito.

Por eso, finaliza planteando que “la ciudad de La Madrid no solo está en riesgo por los desbordes del río Marapa, sino también por los desbordes del Arroyo El Chileno y por la escorrentía que proviene de los campos del oeste, la cual se encuentra amplificada por el desmonte practicado. Ante esta escorrentía, la localidad no tiene defensa, salvo un canal de cintura actualmente sin mantenimiento. Como mínimo, se debe encarar la relocalización de parte de las viviendas de La Madrid, juntamente con el estudio de su protección mediante la construcción de parques inundables en las márgenes que siempre se inundan”.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-