Juicio Lebbos: los vínculos entre el fútbol y el poder político emergen nuevamente a la superficie del debate

20 septiembre, 2018

Commentario

Tucumán

En la audiencia número 100, el tribunal dispuso la detención de Daniel Eduardo Paz, ex chofer de José Alperovich, luego de haber cambiado su declaración durante un careo. Gustavo González, jefe de la barra brava de Atlético, prestó declaración y comprometió a Paz y a Sergio Kaleñuk, hijo del ex secretario de Alperovich. Un registro de llamadas telefónicas puede ser una pieza clave.

El juicio oral y público por el asesinato de Paulina Lebbos y su posterior encubrimiento llegó a la audiencia número 100, en el marco de un proceso que prometió ser prolongado por la magnitud de los delitos que se investigan y las implicancias dentro del poder político y policial.

Ayer por la mañana el tribunal dispuso la detención del testigo Daniel Eduardo Paz, empleado de Vialidad y ex chofer de José Alperovich durante el año 2006.  De esta manera se convirtió en el noveno detenido desde que comenzó el proceso (6 policías, 2 civiles y un imputado con prisión preventiva, Hugo Sánchez).

Con el testimonio de Paz se intentó determinar dónde estuvo y qué hizo durante la mañana del 26 de febrero de 2006 Sergio Kaleñuk, hijo del ex secretario del actual senador José Alperovich. El martes, además de Paz, testificó Gustavo ‘El Gordo’ González, líder de la barrabrava del Club  Atlético Tucumán, quién  aseguró haber visto a Kaleñuk y a Paz juntos en la cancha de Atlético durante la mañana del domingo 26.

Durante 2006, año en que desaparece Paulina, tanto Sergio Kaleñuk como Daniel Paz integraban la comisión directiva de Atlético Tucumán. Paralelamente tenían otros trabajos (Kaleñuk cumplía funciones en la Secretaría General de la Gobernación; Paz era chofer de José Alperovich). Aquel domingo 26 de febrero de 2006 Kaleñuk y Paz participaron de la venta de entradas para el partido entre San Martín y Atlético, que se disputó durante la noche.

En su declaración del día martes, Daniel Paz sostuvo que el sábado 25 de febrero vio a Kaleñuk en el Club Central córdoba, donde se vendieron las entradas para los hinchas de San Martín. Luego de su paso por ese club, y siguiendo su testimonio, éste se dirigió a la cancha de Atlético y luego a la Liga Tucumana de Fútbol, donde se vendían entradas para los hinchas locales. Recién al mediodía volvió a tener contacto con Kaleñuk en un  bar céntrico, donde se juntaron para almorzar.

Sin embargo ayer, durante un careo entre Paz y Gustavo González (medida solicitada por Gustavo Morales, defensor del imputado Eduardo Di Lella) el primero cambió sus dichos respecto a lo declarado el día martes. En el careo, Paz dijo que se había equivocado, y que en realidad había visto a Sergio Kaleñuk durante la mañana del domingo 26 de febrero, y que volvió a verlo tres horas antes del comienzo del partido. Para justificarse, afirmó que el martes a la noche, después de testificar, revisó su declaración de 2014 y los registros del club de venta de entradas.

En paralelo, el Fiscal Carlos Saltor expuso un registro de llamadas de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) donde se detallan llamadas entrantes y salientes entre Daniel Paz y Sergio Kaleñuk entre las 6 y media de la mañana y las 16 del domingo 26 de febrero. El informe de las llamadas telefónicas resulta importante porque aquella mañana del 26 de febrero se registró la última actividad del celular de Paulina Lebbos  cerca de las 10 de la mañana, cuando desde su chip se realizó una consulta de saldo. Esa llamada fue captada por una antena ubicada en Avenida Independencia al 1.200. De acuerdo al informe de la PSA, minutos antes de la última actividad de la línea de Paulina, Sergio Kaleñuk realizó una llamada a Daniel Paz que fue captada por la misma antena. Esto significa que ambos teléfonos estuvieron durante la mañana en un radio de 15 cuadras.

¿Cuál es la importancia de los testimonios de Gustavo Gonzáles y Daniel Paz? Resulta necesario recordar que la primera hipótesis del caso estuvo ligada a la pista de “los hijos del poder”. Aquella tesis, sostenida desde un principio por la familia de Paulina, planteaba la posibilidad de que Paulina y su pareja, César Soto, habrían asistido la madrugada del 26 de febrero a una fiesta en la que también habrían participado Sergio Kaleñuk con miembros de ‘La Inimitable’, la barrabrava de Atlético.

Luego del careo entre Paz y Gustavo González, el abogado Gustavo Morales solicitó al tribunal que Paz sea detenido e investigado por la presunta comisión del delito de falso testimonio. Tras un cuarto intermedio, el tribunal hizo lugar al pedido de la defensa. “Yo no cambié mi declaración. Ya van a ver que digo la verdad”, alcanzó a decir en los pasillos del Palacio de Justicia, mientras era trasladado a la alcaldía.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-