La Hermandad marcha para exigir políticas contra el avance de la droga

20 abril, 2017

Commentario

Derechos Humanos Territorial
Share on Facebook105Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

La “hermandad de los barrios contra las adicciones” convocó a una marcha para este viernes 21 a las 19 desde Plaza Urquiza hacia Plaza Independencia. El reclamo por la construcción del Cepla Costanera, justicia por el padre Juan Viroche y la denuncia del avance del narcotráfico son algunas de las consignas.

“Ayer falleció otro chico en el Sifón”, lamenta Bety Carnero, integrante de la “Hermandad de los Barrios contra las adicciones”, el colectivo de barriadas populares que nació hace dos años para luchar contra el avance de la droga y pelear por la vida de los jóvenes adictos.

La noticia de una nueva muerte a causa de la droga genera sufrimiento y conmoción en la Hermandad, pero lamentablemente no resulta una novedad. “Imagínense si contáramos cuántos chicos se van muriendo desde que prometieron el Cepla, hasta hoy que todavía no lo construyeron”, comenta por lo bajo Ángel Villagrán, un vecino que con los años se convirtió en un referente en su barrio y en el colectivo.

El Centro Preventivo Local de Adicciones (Cepla) de la Costanera es una eterna promesa desde que la entonces Ministra de Desarrollo Social de la provincia, Beatriz Mirkin, junto al ex titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), el cura Juan Carlos Molina, lo prometieron frente a los vecinos de la Costanera a fines del año 2013. En la actualidad los gobiernos nacional y provincial se echan culpas por la parálisis de la construcción del centro en la que ya se gastaron $12 millones de pesos y ahora se reclama un faltante de $8 millones más. Hoy Beatriz Mirkin ocupa una banca en el Senado y el cura Molina dejó su cargo por una disputa con Aníbal Fernández. Mientras tanto, el Cepla es apenas la ruina de lo que nunca fue.

“Este no es un problema de una sola clase social, esto nos afecta a todos”, afirma Villagrán respecto al avance de la comercialización y el consumo de drogas en la provincia. “Mientras no se erradique a quienes venden, el problema no va a terminar, porque esa es la raíz”, agrega Bety.

Esta semana se conoció la noticia acerca del hallazgo de una gran cantidad de papeles de cocaína en la escuela Bernabé Aráoz. Para la Hermandad no sólo es grave esa noticia, “lo grave es que el director de la Digedrop (Dirección General de Drogas Peligrosas) reconoció que también se encontró droga en otra escuela, y eso significa que no vienen haciendo nada”.

Ni provincia, ni Nación. Los vecinos de las barriadas populares denuncian que hace poco tiempo atrás ambos gobiernos tomaron la decisión de decretar la emergencia en la lucha contra el narcotráfico y la asistencia de las adicciones, pero jamás destinaron presupuesto para ello. Todo lo contrario. Advierten que con Macri en Nación y Manzur en Provincia se endureció la criminalización del enfermo adicto. La policía lleva a cabo mega operativos donde sólo detienen “perejiles”, mientras los jóvenes adictos se perpetúan como carne de cañón por una dosis de paco. Solo basta recordar la detención de “El Gordo” Rogelio en la Costanera y las consecuencias (o no) que ello trajo. Para la Hermandad está claro que “para este gobierno el problema es el adicto, no el narcotraficante”.

Los referentes barriales advierten que tampoco se cumplió con el petitorio que le entregaron en mano al ministro Pablo Yedlin y al titular de la Secretaría de Adicciones, Matías Tolosa. En dicho documento se apuntaba una serie de reclamos en relación a la asistencia y prevención de las adicciones tales como mayor cupo en el centro las Moritas, creación de un centro de atención para mujeres, incorporación de más equipos técnicos de profesionales para la prevención de las adicciones en los barrios y la construcción del Cepla, entre otros puntos.

“No cumplieron con nada del petitorio, en el Obarrio siguen con pocas camas; se comprometieron en poner más guardias y no pasó nada” denuncia Analía, integrante de la Hermandad. “El Cepla es el espejo, la cara concreta de que no están haciendo nada, imagínense con el resto de las promesas”, agrega. El Centro se convirtió en la metáfora más triste: son los jóvenes adictos que el gobierno está dejando morir.

“El gobierno cree que nos calló, pero no”, advierte Villagrán. Bety lo sigue y agrega “ya que estamos de pie sigamos luchando”. “No podemos seguir con este dolor, con este sufrimiento, no podemos seguir pensando que mañana nuestros jóvenes se van a volver a caer”, se lamenta una madre que hace 17 años lucha por salvar la vida de su hijo adicto.

En tiempos de elecciones, donde los “bolsones” se convierten en “bolsitas” y la vida de los jóvenes se comercializa por un voto, la Hermandad retoma la lucha que nunca abandonó, que cada uno siguió en su barrio.

La Hermandad de los Barrios se reunirá una vez más antes de la marcha para brindar una conferencia de prensa, este viernes 21 a las 11  en el mástil de la plaza Independencia, para convocar y difundir las consignas de la movilización: ni un muerto más por la droga, Construcción del Cepla Costanera, justicia por la muerte del padre Juan Viroche y denunciar el avance del narcotráfico en los barrios. Ese mismo día concentrarán a las 18 en Plaza Urquiza y desde allí marcharán hacia Plaza Independencia.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-