La Policía intentó detener a una militante social camino a un merendero

25 marzo, 2020

Commentario

Derechos Humanos Destacada

En apenas siete días de cuarentena, los excesos policiales en el control de la cuarentena por el coronavirus se centraron particularmente en barriadas populares y referentes sociales que se desempeñan en merenderos y comedores, tareas exceptuadas de la cuarentena. Balas de goma y corridas en los barrios para que la gente esté en la calle.

Carolina volvía de trabajar en un merendero el miércoles al mediodía y dos policías trataron de detenerla, a pesar de que su tarea figura entre las excepciones a la cuarentena dispuesta por la Nación. La maltrataron y finalmente la dejaron ir, como si fuera un gesto de piedad de los agentes.

Carolina volvía ayer al mediodía del merendero que lleva adelante el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) en Villa Luján en auto. Estaba a tres cuadras de la plaza del barrio cuando dos policías motorizados le hicieron señas para que frenara.

-¿A dónde van?
Le preguntaron los agentes. Carolina le mostró la credencial de la organización, donde explica que integra un grupo que trabaja en merenderos y comedores barriales. Se trata de una de las labores exceptuadas de la cuarentena obligatoria dispuesta por la Nación, de acuerdo artículo 6, apartado 8 del decreto firmado por el presidente Alberto Fernández:  (quedan exeptuadas de la cuarentena) “Personas afectadas a la atención de comedores escolares, comunitarios, y merenderos”.

-Eso a mí no me sirve
Es la respuesta de los policías. Carolina insistió, nerviosa, preocupada por una detención injustificada.

-Bueno, Ahora van derechito a la casa. No va a ver una próxima vez, la próxima no pasan
Le respondieron los policías, como si le hicieran un favor.

“Obvio que ella volvió a la casa, asustada, nerviosa por esa situación. O no saben que quienes trabajamos en merenderos y comedores sí podemos circular o no les importa. Nosotros hicimos credenciales para cada compañero y compañera basándonos en el decreto de la Nación. No infringimos nada, simplemente circularmos como es nuestro derecho, para garantizar un plato de comida o una merienda para niñas y niños. Que entiendan que no incumplimos ninguna cuarentena”, explicaron desde la organización. Y agregaron: “desde el jueves intentamos comunicarnos con funcionarios de la Provincia para coordinar acciones, para saber cómo trabajaremos con la distribución de mercadería en la organización, y con los comedores y merenderos. Queríamos tener tranquilidad para saber cómo movernos, pero no hubo respuesta: ni a las notas presentadas, ni por llamadas de teléfono ni redes sociales”.

En distintos barrios de Tucumán se multiplicaron denuncias y filmaciones de operativos de fuerzas policiales cargados de violencia. Balas de goma y corridas en barrios donde las viviendas constan de apenas dos habitaciones para muchos integrantes: no es posible mantenerse en casa por el hacinamiento.

La delegación Tucumán de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación  denunció en sede penal y pidió que se investiguen presuntos delitos cometidos por personal policial. Se denunciaron cuatro hechos.

En la comisaría de Banda del Río Salím se denunció que personal policial pidió a un hombre $ 2.000 a cambio de la libertad de su hijo. Esta persona explicó que otros ciudadanos que allí se encontraban le relataron que también les exigían esa suma por sus familiares y que el monto para devolver motos variaba, según la cilindrada, entre $ 2.000 y $ 3.000.

En la comisaría de Lastenia, tres personas indicaron que se les exigió $ 15.000 a cada una y una cuarta expresó que le demandaron $ 4.000 para ser liberados.

En la capital, en la comisaría cuarta, los familiares de un grupo de jóvenes detenidos por violar el aislamiento indicaron que se les exigió la suma de $ 4.000 para liberarlos a todos.

En Yerba Buena, vecinos del barrio Viajantes, en Las Higueritas al 1.900, señalaron que dos policías ingresaron a un domicilio porque vieron entrar en él a alguien que venía de comprar pan y sacaron de la vivienda a un adolescente de 16 años, llevándoselo aprehendido mientras apuntaban a una mujer de 60 años y a una niña de 6, que resultó lesionada en un brazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-