“Los políticos son co-responsables de las muertes de mujeres por interrupción de embarazos”

10 abril, 2017

Commentario

Géneros
Share on Facebook542Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

“Es inadmisible que por la obcecada actitud de prohibir el aborto, la salud pública en vez de prevenir el embarazo no deseado y el aborto, tenga que ocuparse de sus complicaciones por la clandestinidad” Mario Sebastiani, doctor en medicina de la División Tocoginecología del Hospital Italiano de Buenos Aires.  El profesional opina sobre las falencias de las políticas publicas de la cartera de Salud tucumana que se desprenden de los datos del informe de Si.Pro.Sa sobre las situaciones de aborto en la provincia.

¿Se puede hablar de problema de salud pública en relación al aborto cuando desde 2013 las cifras de egresos hospitalarios de aborto en Tucumán no bajan de 1300, es decir 27 casos por semana?
El aborto debe ser visto, entre otras miradas, como un problema de salud pública. Efectivamente los países que lo legalizaron lo hicieron primariamente sobre la base de los problemas que traía el aborto clandestino. Estando a cargo de gente idónea y no de lo mejor de la medicina, se vio que traía complicaciones graves, a punto tal que 1 de cada 10 abortos terminaba con internaciones y muerte. Esto llevó a que las sociedades científicas relacionadas o no con las mujeres adhirieran a la despenalización del aborto. Estados Unidos es un caso típico hace 40 años atrás. Como hoy lo es Uruguay, donde la mortalidad ha llegado prácticamente a cero. Ni que hablar de que en la actualidad el aborto con pastillas ha quitado prácticamente de la escena al aborto quirúrgico por su extraordinaria eficacia. Es inadmisible que por la obcecada actitud de prohibir el aborto, la salud pública en vez de prevenir el embarazo no deseado y el aborto, tenga que ocuparse de sus complicaciones por la clandestinidad. Un concepto a contramano de lo que es salud pública cuyo objetivo es el de prevenir. Un aborto legal y con pastillas haría desaparecer los egresos hospitalarios y la muerte. Por otro lado, debiera ser obligación de la sociedad la evaluación de la eficacia de sus leyes.¿Cómo es posible que Argentina tenga 5 veces más abortos que España donde es legal hasta la semana 12? Por ello los responsables de las políticas públicas en nuestro país consideran que la enfermedad y la muerte son punitivas (sanciones o castigo), porque para ellos y sus creencias, las mujeres no deberían haber recurrido al aborto.

¿Qué representan sanitariamente las 15 muertes por abortos desde 2012 hasta la fecha en una provincia como Tucumán?
La muerte (de mujeres por aborto) es el evento final de un largo camino que se inicia por la falta de educación, la falta de aplicación integral de la ley de salud sexual, la falta de anticoncepción, asesoramiento y provisión, el camino de la clandestinidad como única opción para resolver el aborto, lo tardío de las consultas de las mujeres en el hospital, la impresentable e ilegal denuncia que suele hacerse a la justicia y los tratamientos que no se logran en tiempo y forma. Nuevamente… la solución es la legalización del aborto.

¿Cómo se explica que exista un subregistro de muertes por aborto?
El desconocimiento, la muerte en unidades de cuidados intensivos catalogadas como paros cardíacos o anemias graves y que no logran registrarse como mortalidad materna. Esto también les conviene a los políticos y a los administradores de salud para no estar relacionados con el aborto.

¿Qué medidas evitarían este problema de salud pública?
La mesa tiene cuatro patas: educación, educación sexual, anticoncepción, y aborto seguro y legal. Los políticos que se manifiestan a favor de la vida son directamente co-responsables de este impresentable cuadro. Un político es alguien que deja de lado sus convicciones personales en favor de las políticas públicas que puedan beneficiar a la población que representan. Hay que gobernar para las mujeres y no para las sotanas.

Nota relacionada

En cuatro años, murieron 14 mujeres tucumanas por abortos clandestinos e inseguros

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *