Los torturaron por ‘violar’ la cuarentena

25 abril, 2020

Commentario

Derechos Humanos Destacada

Dos jóvenes del barrio Los Vázquez fueron aprehendidos por, supuestamente, romper el aislamiento social preventivo y obligatorio cuando fueron a un negocio cercano a comprar gaseosas. En el Complejo Belgrano, durante 27 horas, los denigraron, golpearon y torturaron. Por Sebastián Lorenzo Pisarello, redacción APA!

“Nos tenían parados. Teníamos que pedirles permiso para movernos del lugar, para ir al baño. Si contestabas o te movías, te pegaban. Te hacían arrodillar una o dos horas hasta que te canses. Después te llevaban al baño a pegarte porque ellos querían ser el verdugo”. El testimonio de N. y M. (su identidad se resguarda por razones de seguridad) describe el accionar policial que nadie ve, que se hace fuera de cámaras, lejos de los discursos oficialistas que le otorgan a las fuerzas de seguridad el rol de cuidar a la gente.

A las denuncias por los operativos violentos en las barriadas populares y los presuntos pedidos de sobornos para liberar detenidos por violar la cuarentena, se suman los relatos de dos jóvenes sobre la violencia policial. Testimonios que relatan lo que sucede  puertas adentro del Complejo Belgrano, el espacio designado por el gobierno de Juan Manzur como ‘centro de detención’ de aquellos que violen el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Desde el 20 de marzo, en Tucumán se detuvieron más de 5 mil personas por violar las medidas nacionales.

N. y M. viven en Los Vázquez, un barrio al sur de la capital provincial, en diagonal al Mercado Frutihortícola de Tucumán (Mercofrut). Allí, vecinos y vecinas se organizaron por su cuenta en contra de la pandemia, del dengue y del hambre  porque el Estado no llega: el CAPS más cercano está a 15 cuadras, no hay escuela y ni siquiera funciona la cocina comunitaria impulsada por el Ministerio de Desarrollo Social. Hay pocos almacenes con poca mercadería para ofrecer, no hay carnicerías y ningún negocio acepta tarjeta. El cajero automático más cercano está a 35 cuadras: la distancia mínima para que beneficiarios de la AUH, Ingreso Familiar de Emergencia y demás beneficios sociales puedan retirar dinero en efectivo.

El lunes 13 de abril a la tarde, los jóvenes fueron en moto hasta una distribuidora de gaseosas cerca de la rotonda San Miguel. Cuando estaban volviendo, fueron rodeados por 6 oficiales del Grupo Operativo Motorizado. Mientras les gritaban, los obligaron a bajar de la moto. “Me pegaron una piña y patadas y nos re ‘verdugearon’, me rompieron el permiso de circular que tenía del trabajo. Se hacían demás los malos”, contó N. El permiso lo llevaban por miedo: a pesar de que iban a un negocio de cercanía, a muchos vecinos del barrio la Policía los hostiga apenas salen del barrio.

Vecinos y vecinas del barrio se organizan contra el hambre, el dengue y el coronavirus

Los trasladaron al Complejo Belgrano. Allí les sacaron la plata, las gorras y las camperas. Ninguno de los dos tenía celular pero también se los hubieran quitado. Cuando son liberados, los devuelven. Durante las siguientes 27 horas los jóvenes sufrieron gritos, golpes y torturas. Los obligaron a estar parados una o dos horas sin poder moverse del lugar, si pedían permiso para ir al baño los golpeaban, los forzaban a hacer flexiones de brazo. Recibieron piñas constantemente, en puntos en los que no suelen formarse moretones, para evitar una denuncia en contra con el peritaje médico. No sólo golpean a varones, los jóvenes vieron una mujer descalza a la que policías golpearon y humillaron delante de todos.

“Estaba re chombi. Estábamos sentados en el piso frío. A cada rato te hacían parar. Ni dormir te dejaban, era como un castigo. No te dan de comer ni dejan que te lleven comida. Si ellos quieren, te llevan al baño.  De noche te hace alto frio. Algunos estaban descalzos, de pantalón corto y manga corta. Encima de noche  no podes estar acostado con nadie como para darte calor porque te separan con distancia”, relataron los jóvenes.

Les pintaron los dedos y les revisaron sus antecedentes personales. Sus liberaciones se demoraron porque cuando estaban por salir, otro aprehendido le contestó mal a unos policías, quienes como respuesta decidieron golpearlo y demorarles la salida a todos. Cuando les permitieron salir del predio, habían pasado 27 horas. Allí no se terminaron sus problemas: empezaron a caminar a sus casas, otros policías los rodearon, los golpearon y cuando vieron la notificación escrita de que acababan de ser liberados, los dejaron seguir. Tuvieron que tomarse un taxi para volver al barrio.

 

La pandemia tucumana de las detenciones

“Las casi 5 mil detenciones discrecionales que practicó la policía tucumana, con la excusa de dar cumplimiento al ASPO dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional, no es más que la re aplicación de un procedimiento usado sistemáticamente desde hace 39 años y al cual conocemos con el nombre de contravenciones policiales”, explicó Matías Lorenzo Pisarello, abogado de andhes y especialista en seguridad y derechos humanos.

Según el experto, las particularidades siguen siendo las mismas: “las personas detenidas pertenecen a los sectores socioeconómicos más bajos y que no cuentan con herramientas de poder, como el médico y el empleado judicial, para evitar pasar por el Complejo Belgrano; policías violentos que actúan sin control alguno y un poder judicial que mira a otro lado”. Por eso, concluyó que estamos en presencia, una vez más,de la repetición de viejas prácticas viciosas que en los hechos desvirtúan la plena vigencia de los derechos humanos, pero en particular de quienes viven en barrios populares”.

Andhes habilitó una app y un espacio en su página web para monitorear el accionar de las fuerzas de seguridad y llevar a cabo acciones que contribuyan a garantizar los derechos.

“Las fuerzas de seguridad están en las calles para hacer cumplir la medida de aislamiento social preventivo y obligatorio, pero no están autorizadas a golpearte, maltratarte ni hostigarte. Si te pasó o sabes de alguien a quien le pasó, entra http://panel.andhes.org.ar/ y contanos”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-