¿Por qué ganaron?

23 octubre, 2017

Commentario

Columnistas Sebastián Lorenzo Pisarello Tucumán
Share on Facebook25Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Pasó lo previsible pero que muchos negaban esperanzados de que la realidad los contradiga: Cambiemos se impuso en todo el país. A veces analizamos la realidad a partir de lo que deseamos, queremos, necesitamos. No de lo que es. Lo dijo Luis Bruschtein en Página 12: históricamente, las primeras elecciones de medio término son favorables a los oficialismos. Por Sebastián Lorenzo Pisarello, periodista APA!

Macri ganó hace dos años y el país no se vino abajo. La gente no pasa más hambre que antes ni la desocupación se multiplicó exponencialmente. Los tarifazos golpearon el bolsillo pero, de alguna manera, los bolsillos se acomodaron o se acostumbraron.
¿Por qué ganaron? El macrismo está leyendo lo que le interesa al ciudadano común, al más despolitizado. Al que no le importa mucho lo que pasa con Santiago Maldonado porque está lejos de su cotidianidad. Al que no le gustan los corruptos, por más discurso progre que tenga. Y ese es un mérito de Cambiemos (instalar que los corruptos están en otro espacio) y también responsabilidad del peronismo (entre tantas contradicciones del movimiento, aceptaron que los más corruptos convivan con los honestos; y en esa fórmula, se destaca lo negativo, no lo positivo). Al que escucha un discurso de esperanza de lo porvenir y no de resistencia de lo conquistado. Lo conquistado, concluye, ya lo tenemos. ¿Por qué conformarnos solo con eso?


El macrismo también puso en agenda temas que estaban negados o menospreciados por el kirchnerismo durante su mandato, como el narcotráfico. Tema sensible y que hace a la vida diaria de los sectores populares. O impulsó nuevos créditos inmobiliarios, reactivando también la obra pública. Tomar deuda externa, privatizar (como sucedió con Vialidad Nacional) o los avances contra políticas de derechos humanos no impactan aún porque no se sienten los efectos en el conjunto de la sociedad.
Este triunfo no significa el cambio histórico que el macrismo quiere instalar: la política argentina es muy cambiante, dinámica, inestable. Cristina ganó en el 2011 con el 54% de los votos y dos años después perdió las elecciones de medio término. Nada funciona sin contradicciones. La política está en tensión permanente.
El Frente de Izquierda aumentó su caudal de votos e hizo elecciones muy interesantes: más del 18% en Jujuy, dos diputados nacionales en Buenos Aires, apenas a unos miles de votos de otro en Ciudad de Buenos Aires, 11% en Mendoza, 6% en Neuquén. Mantuvieron las cuatro bancas aunque consagraron concejales y legisladores en varias provincias.
En Tucumán, el peronismo no llegó al 50% y bajó respecto a las Paso. Les jugó la interna de Alperovich-Manzur-Jaldo por consolidarse como los conductores del movimiento. Pagaron caro su acuerdo con el bussismo: por buscar que el hijo del genocida les arrebate una banca a Cambiemos, no lograron el 3-1 deseado. Fuerza Republicana llegó a 150 mil votos. Su consigna “que vuelva el servicio militar obligatorio” fue efectista porque apunta a un tema sensible: la inseguridad. Nadie se tomó en serio la propuesta como Npara demostrar que no sólo no hay consonancia entre ambos temas (el ejército no se encarga de temas internos) sino que de hecho generaría el efecto contrario. Ariel Osatisnky hizo una buena elección, aumentando su caudal como pasó con todo el FIT en la Argentina. Osatinsky fue un buen candidato de la izquierda: es el secretario general de uno de los pocos gremios provinciales dirigidos por un dirigente combativo, tiene una gran formación intelectual y es joven.
En conclusión: la apuesta es salir de micromundos militantes y poder dialogar con quienes votan a proyectos antipopulares. Escuchar. Entender. No prejuzgar. Y construir respuestas a las necesidades reales de la sociedad y frentes populares que puedan no solo resistir sino construir. No es momento de bajar los brazos, sino de multiplicar los esfuerzos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-