Sentencia histórica: un juez penal de Santa Fe fue destituido de su cargo por falta de perspectiva de género

25 noviembre, 2019

Commentario

Destacada

Es el primer caso en la Argentina. Fue sometido a un juicio político donde se comprobó “un modelo continuo de error judicial de manera sistemática y de llamativa frecuencia que tiene en miras proscribir el testimonio de las víctimas sin ninguna justificación validada por la comunidad jurídica”. 

C.E.R tenía 19 años cuando en 2011 denunció ser víctima de abusos sexuales incestuosos desde los 13 años por parte de su padre. Su padre además repetía su conducta con sus hermanas. El juez de Sentencia en lo Penal de Vera, Nicolás Julio Muse Chemes, lo sobreseyó al considerar que tenía dudas de los dichos de la víctima. Ocho años después, a través de un juicio político se lo destituyó por su falta de perspectiva de género, transformándose en un caso emblemático por ser la primera vez que un magistrado es apartado de su cargo por estas razones.

“Sus fallos muestran ignorancia de los avances en la inclusión de la perspectiva de género en el juzgamiento de casos de violencia de género; minimización constante de las declaraciones de las niñas víctimas y prejuicios discriminatorios contra las mujeres” expresaron en un comunicado el Comité de América Latina y El Caribe en Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM).

El pasado 24 de septiembre el Tribunal de Enjuiciamiento de Magistrados de la provincia de Santa Fé ponderó una reiterada y persistente ignorancia de principios y reglas jurídicas en varios procesos en los que intervino Muse Chemes, que reconoce como víctimas a personas de los grupos más vulnerables, mujeres, niñas, niños y adolescentes.

Como el caso C.E.R son muchos los casos en los que Muse Chemes demuestra una falta de perspectiva de género a la hora de juzgar, un trato degradante contra las niñas-víctimas y un desconocimiento, o una falta de intención de aplicar, estándares que garantizan los derechos humanos de niñas y mujeres, reforzando concepciones machistas y patriarcales del derecho.

Así entendió el Tribunal que de las pruebas que se analizaron se pudo concluir que Muse Chemes ignoró e incumplió lo estipulado por diversos tratados internacionales de derechos humanos, y por leyes nacionales y provinciales que son rectoras en materia de protección de infancia, niñez y adolescencia.

No se trata de un error del magistrado por adoptar un criterio jurídico distinto, sino que es “un modelo continuo de error judicial de manera sistemática y de llamativa frecuencia que tiene en miras proscribir el testimonio de las víctimas sin ninguna justificación validada por la comunidad jurídica. Por el contrario, se advierte que los testimonios son tenidos en cuenta al sólo efecto de desmerecerlos” consideró el Tribunal.

Así, definieron destituir a Nicolás Julio Muse Chemes de su cargo de Juez de Primera Instancia de Distrito en lo Penal de Sentencia de Vera por “ignorancia manifiesta del derecho, carencia de aptitudes esenciales para el ejercicio de la función judicial reiteradamente demostrada e incumplimiento reiterado de las obligaciones del cargo impuestas por la Constitución Nacional y las leyes”.

 

C.E.R

En esta causa, Muse Chemes no consideró ni las declaraciones de la víctima, ni los informes médicos. En 2012 la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Vera ratificó la sentencia absolutoria del progenitor y quedó firme porque el fiscal no apeló la resolución. El hombre volvió a su barrio y organizó una fiesta con familiares y vecinos para festejar su libertad. Las víctimas no fueron notificadas de la sentencia: la conocieron un año después, y tampoco tuvieron representación legal.

El caso llegó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de la mano del Comité de América latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) y del Instituto de Género, Derecho y Desarrollo (Insgenar), que revisó el expediente y las sentencias concluyendo que el acusado fue absuelto en base a concepciones discriminatorias, estereotipos de género y de clase, así como la desestimación constante de los dichos de la víctima y la valoración de la prueba aportada, analizada a través de una mirada justificativa de actitudes violentas. Fue el primer caso del país admitido por la Comite que da seguimiento a la Convención de la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (Cedaw) de la ONU, lo que significó que la Justicia no falló conforme a derecho, ni respetando los estándares ni tratados internacionales.

El Comité Cedaw decidió tomar una serie de medidas, y en 2014 Insgenar y Cladem acordaron iniciar una agenda para una reparación histórica con el gobierno de Santa Fe que incluye capacitación y formación de los integrantes del Poder Judicial provincial y todos los entes del Estado; la capacitación a medios de comunicación para resguardar la intimidad de las víctimas en casos de violencia sexual, y un acto público de pedido de disculpas por parte del Estado. Además se acordó una solución habitacional y laboral a C. E. R., una indemnización de daño material y moral de la víctima y el arreglo de su dentadura.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-