Solicitan la inhabilitación de Dip para que no continúen los abusos

6 octubre, 2017

Commentario

Géneros Tucumán
Share on Facebook74Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Una veintena de Jóvenes mujeres presentaron en SIPROSA la solicitud de inhabilitación e investigación de Sebastián “Manzana” Dip, dueño del local “Incubo Store, piercing y tatuajes”. El pedido se originó por las denuncias de violencia sexual cometidos en el ejercicio de su oficio de perforador.

“No me esperaba tantos testimonios, que a tantas chiscas les haya pasado lo mismo, en más de 10 de años. Si bien de inicio siempre era la misma acción, ofreciendo el piercing íntimo, pero hay casos que eran mucho peor que la insinuación sexual, las tocaba o manoseaba. Quedé súper impactadas” dijo la joven que inició a partir de una pregunta en twitter la cadena de respuestas contando situaciones de acoso, insinuaciones con connotaciones sexuales y “manoseos” por parte de Sebastián Dip en contra de las clientas que asistían a su establecimiento de piercing.

Decenas de mujeres transmitieron sus relatos por las redes, y ahora los recopilaron con sus identidades una denuncia frente al Sistema Provincial de Salud (SIPROSA), organismo que cumple el rol de autoridad de aplicación de la ley N° 7666. El SIPOROSA regula la realización de las prácticas de tatuaje, micro coloración y /o perforación de la piel. Los testimonios revelan los hechos de violencia sexual que se dieron en local comercial   denominado “Incubo store – tattoo & piercing y perpetrados por su dueño Sebastián “Manzana” Dip.

Con el patrocinio de la Fundación Mujeres por Mujeres, las denunciantes dejaron formulada la irregularidad en la actividad de las perforaciones en el local de Incubo Store y solicitaron la inmediata investigación para determinar la responsabilidad de las numerosas denuncias de acoso sexual para que se determine si hay idoneidad del denunciado para el ejercicio de la actividad de perforación. Por último requieren la suspensión de la habilitación de Sebastian Dip para evitar que se consoliden más daños.

“El Sistema Provincial de Salud, tiene la obligación de efectuar los controles necesarios para que permanezca la habilitación del local. Las connotaciones sexuales de los ofrecimientos e insinuaciones del Sr. Dip, la violencia sexual sufrida por parte de quienes hoy se animan a hablar, y el contenido lascivo de los relatos denota que estamos frente a situaciones graves, que la Ministra de Salud tiene la obligación de conocer y actuar en concordancia con las normativas existentes” explicó la abogada Luciana Gramaglio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la violencia sexual como “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”

Los relatos hablan de un patrón de conducta del dueño de INCUBO. “Aprovecha la situación de vulnerabilidad de niñas, adolescentes y mujeres mayores de edad, a las que no les permitía entrar acompañadas. Haciendo uso de su saber especifico, que es la perforación, abusaba de su poder para realizarles cosas a las chicas completamente sin su consentimiento. Todo se basa en estas relaciones de desigualdad de poder” indicó Gramaglio. Algunos testimonios relatan casos de menores de edad que no les solicitó autorización que indica la ley.

La denuncia presentada se orienta la posibilidad que tiene el Estado en todos los ámbitos de prevenir la violencia contra las mujeres y la reproducción de patrones culturales patriarcales.

“Al principio me dio muchísima angustia leer un montón de testimonios y darme cuenta de lo que me había pasado a mí hace tres años. Realmente darme cuenta que había sido tremendo y que no era la única sino que eran muchas más. Ahora me siento aliviada, me siento bien que lo hayamos llevado a otra instancia que no sea solamente el escrache público. Quizás falta muchos más testimonios, que la chicas se animen a denunciar, que sepan que está bien denunciar y que estamos acompañadas y protegidas en un grupo hermoso” relató una de las denunciantes.

En Argentina existen precedentes de presentaciones colectivas ante el acoso y el abuso sexual. Es este caso se dan en el ámbito administrativo para revisar que se cumpla con los requisitos de respeto ante las mujeres que se acercaron a Incubo para que se les brinde un servicio y a cambio cuentan haber recibido por parte de Dip, tocamientos, insinuaciones, y propuestas para las cuales nunca hubo consentimiento alguno como lo expresa cada una de ellas en su testimonio.

Se pueden seguir sumando testimonios esta presentación administrativa. “Me parece que está bueno hacer algo al respecto, no dejarlo sólo en el escrache o en el boca a boca. Por ahí una piensa no se podrá hacer nada, porque el tipo tiene poder o influencias y nosotras somos todas jóvenes y no tenemos todos los recursos que tiene él. Pero me siento súper acompañada. Ahora con esta presentación institucional, más personas se pueden enterar y si logramos que lo inhabilite serviría que no le pase nunca más a nadie” concluye la joven que hizo la primera publicación.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-