Sororidad: mujeres se unieron para denunciar por abusador al dueño de Incubo

29 septiembre, 2017

Commentario

Géneros Generos mujeres Tucumán
Share on Facebook108Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

A través de Twitter y Facebook, se hicieron públicas las acusaciones contra el tatuador Sebastián ‘Manzana’ Dip por acosador, abusador y lesbofóbico. Lo que empezó con una pregunta de una usuaria, desató decenas de respuestas. 

“A cuántas de ustedes en incubo el gordo pajero dueño les ofreció un piercing “íntimo” e intentó manosearlas?”.  Cuando la usuaria de twitter @Dolo_Morgan hizo la publicación, no esperaba la cantidad de respuestas que iba a recibir ni la repercusión que finalmente tuvo. Algunas mujeres se comunicaron con ella, y otras hicieron sus descargos en Facebook. “Lo que más me dolió fue leer los casos más fuertes y recibir mensajes de parte de las chicas diciéndome que estaban con miedo, que jamás se lo habían contado a nadie por vergüenza o por qué las iban a culpar a ellas”, contó a APA!

Se dio cuenta que algo andaba mal cuando notó la coincidencia con una tía a la que le pasó exactamente lo mismo diez años atrás. “Yo me hice 3 piercings en incubo y 2d3 fui con mi vieja, el último fui sola y el dueño me ofreció  1 “íntimo” q ‘seguro me quedaba muy bien’. Me quedé muda, no supe contestar y me fui cagando. Sé que ha intentado levantar remeras y desprender pantalones. Mucho ojo con ese enfermo”, contó. A partir de allí, se quebró el silencio y las mujeres que vivieron la misma situación se animaron a hablar.

Las denuncias apuntan contra Sebastián ‘Manzana’ Dip, dueño de Incubo, un centro especializado en “tatuajes, perforaciones y eliminación definitiva”. En su cuenta de Facebook no hay ninguna referencia sobre las denuncias. La última publicación invita a participar de la “3ra Expo Tattoo Jardín De La República” donde Dip estará presente. En el programa “Club 3 de Febrero”, Carlos Cazón le hizo una entrevista. “En una época ofrecía muchos piercings en los pezones tanto a hombres como a mujeres y son publicaciones de esa época en la que quería practicar y los colocaba a precio de costo. Parece que se malinterpretó“, intentó a modo de defensa.

“Cuando me perforó la lengua me dijo que ya estaba lista para hacérmelo en el clítoris y a mi amiga (18 años en ese entonces, hoy tenemos 27) le pasó la lengua por el pezón para que, según él, se le pare y pueda hacerlo mejor”, relató otra usuaria. “Tenía 14 y fue horrible. Me levantó la remera diciéndome que me iba a quedar bien un piercing en el pezón y me tocó. Fue horrible, me había olvidado de eso hasta que vi este tw”, le escribieron a @Dolo_Morgan por privado. Otra usuaria publicó “a mí también me pasó con ese gordo asqueroso. Me quería eliminar un tatuaje y me dijo ‘yo me saque uno mira te voy a mostrar como quedó’ y se bajó los pantalones…estaba en bolas. Y me decía ‘mira mira’ y yo no quería mirar. Nunca más volví y cuando le conté a mi amigo me dijo ay que habrás hecho vos para que él se zarpe”.

El miedo a la revictimización llevó a que la mayoría de los testimonios sean anónimos.

Fueron más de quince denuncias las que respondieron al tuit original. “Las peores que leí son en las que la propuesta va acompañada de toqueteos, de mostrarles el pene, de apoyarlas, la de la chica a la que le lamió el pezón me llenó de odio te juro. Vos podés hacerte un piercing donde quieras y te tienen que tratar con respeto siempre. Estoy sorprendida y con muchísima bronca”, contó @Dolo_Morgan.

Si los primeros tuits fueron por acoso y abuso, la situación se agravó cuando la actriz Ana Hynes denunció un ataque físico y homofóbico contra ella de parte de Dip. “A mí me propuso pircing íntimo, cuando era “mí amigo” y yo tenía 14 años”, arrancó contando en su cuenta de Facebook. “Me fui a vivir a Bolivia y cuando volví a mis 20 años…Ya súper torta y rapada. Fui a bailar a la Plazoleta, tocaba “Gran Valor”. Año 2004.Y ahi me reencontré con una Amiga querida y la abracé de felicidad x volver a verla, estábamos en el Baño del lugar. Al pasar alguien dejó entreabierta la puerta de ingreso al baño de mujeres. Este nefasto ser que había sido pareja de mi amiga estaba en la puerta vaya unx a saber x qué. Cuando divisó que una torta abrazaba a su ex (no me reconoció ido en sustancias y después de tanto tiempo) entró al baño de mujeres se la llevó puesta a mí amiga. A mí me tomo por el cuello ahorcandome, me saco del baño y me puso a volar desde el cuello contra una pared, no podía gritar, no podía tocar el piso, no podía defenderme”. Dip amagó con golpearla varias veces hasta que dos amigos de Ana lograron sacarlo de encima de ella. “Me fui no salí tres meses masomenos …no denuncie, me volví a Bolivia otro año más”, contó.

@Dolo_Morgan sabe que esto recién empieza. Las mujeres afectadas están analizando cómo seguir con la denuncia. Se están asesorando para ver si recurren a la justicia. La primera reacción fue salir del silencio, contenerse y dejarse en claro que las culpables no son ellas. Ahora buscan que esto sirva para algo más.

“De la sociedad espero que deje de culpar a las víctimas, que abran los ojos y dejen de naturalizar estos abusos, que respeten más a la mujer y piensen dos veces antes de volver a meterse con nosotras, que no hace falta que sea tu hija, mamá, hermana para que empaticen, que somos personas y estamos hartas de quedarnos calladas y sentir miedo o vergüenza”, concluyó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-