Tucumán o el reino de las profecías autocumplidas

4 abril, 2017

Commentario

Alejandro Ríos Derechos Humanos
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on Google+0

Alejandro Ríos, Ingeniero Zootecnista, plantea que las inundaciones distan mucho de ser fenómenos naturales.  sino que son “consecuencia de políticas públicas que priorizan la especulación financiera de los negocios inmobiliarios y de la expansión incontrolada de la frontera agropecuaria”. Columna de opinión. 

 

Hace unos días en un perfil de Facebook leí, emulando un segmento de la obra El Principito, “Lo esencial es invisible al Estado”. Nunca una frase podría resumir mejor el rol (o el no rol) del Estado en su conjunto y en sus diferentes niveles frente a las recurrentes y cada vez más virulentas inundaciones en la provincia de Tucumán.

Estos fenómenos distan mucho de ser naturales. Lo único de natural son las intensas precipitaciones, más las causas de esto no son paradójicamente la falta de políticas públicas dirigidas al manejo, conservación y gestión de los recursos naturales, sino más bien todo lo contrario; son consecuencia de políticas públicas que priorizan la especulación financiera de los negocios inmobiliarios y de la expansión incontrolada de la frontera agropecuaria por parte de dos sectores: el público (expresado a través de funcionarios reconvertidos es prósperos productores sojeros), y privado, cuya actuación simultánea da como resultado que pueblos en su completitud queden año tras año bajo el nivel de las aguas.

En la provincia de Tucumán hemos llegado al extremo de contar entre nuestros legisladores a un desmontador serial, es decir, un “representante del pueblo” dedicado a la depredación de los recursos naturales y confesado esto públicamente, sin el menor atisbo de arrepentimiento alguno.

¿Cuál fue el costo en dinero para este personaje? Respuesta: cero o tendiente a cero. ¿Cuál fue el costo social que este sujeto tuvo que pagar por haber depredado hectáreas de monte nativo? Respuesta: cero absoluto. ¿Quiénes son los afectados directos, primeros y eternos de las debacles ambientales? Respuesta: los sectores más pobres, vulnerables y desprotegidos de la sociedad.

VIDEO PUBLICADO EN MARZO DE 2015

Empresarios, dirigentes y gobernantes de cuanto pelaje haya residen habitualmente en coquetos countries y barrios cerrados (y cada vez más cerrados) lejos ellos y sus familias de cualquier calamidad atribuida a la madre naturaleza. Y como sobre lo mojado, llovido, abundan las corrientes académicas que les asignan a los pobres importantes grados de responsabilidad sobre la contaminación del medio ambiente, bajo argumentos tales como que los pobres no tienen los recursos para una estrategia productiva sustentable; o porque el crecimiento de población que los pobres impulsan implica una mayor demanda de recursos y presiona sobre los diferentes ecosistemas (argumento que haría sonrojar al propio Thomas Malthus).

Nuestros gobernantes algún día tendrán que asumir que el combate a la pobreza es, además de un imperativo moral, un requisito indispensable para lograr la sustentabilidad ambiental. Nuestros compatriotas pobres no solo están condenados a vivir hacinados soportando servicios públicos inadecuados o inexistentes, sino que además son el target predilecto de inundaciones, aludes, emisiones de todo tipo y contaminación del aire (en esto último nuestra provincia es un ejemplo paradigmático). No por menesterosos no tienen derecho a disfrutar de un ambiente saneado, saludable, y con estándares mínimos para el desarrollo de la vida misma.

Entre tanta incertidumbre, solo tengo una y solo una certeza: el día que un country amanezca arrasado por el desprendimiento del Cerro San Javier, ese día y solo ese día, los responsables políticos que tengan en ese tiempo a su cargo la gestión del Estado comenzarán a preocuparse y a ocuparse en serio de comenzar a implementar soluciones de fondo. Hasta tanto eso no suceda, habrá que estar preparados y dispuestos a seguir escuchando largas horas de infatigable onanismo discursivo.

Eso sí, siempre dicho en nombre de los más pobres y de los desposeídos.

Alejandro Ríos
Ingeniero Zootecnista
Máster en Agroecología y Desarrollo Rural Sostenible
Profesor Titular Cátedra de Sociología Agraria
Facultad de Agronomía y Zootecnia
Universidad Nacional de Tucumán

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-