Tucumán: paro y movilización

6 abril, 2017

Commentario

Trabajadores
Share on Facebook26Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

La huelga nacional convocada por la CGT tuvo un importante acatamiento en la provincia. Desde el gobierno provincial reconocieron que el acatamiento fue alto. No hubo colectivos ni escuelas. Los hospitales atendieron con guardias mínimas.

 

El sol raja la tierra en pleno otoño y los paraguas aparecen a pesar de que no hay lluvia. Los miles que se movilizaron hoy en Tucumán garantizaron que el paro general convocado por la CGT se convierta en una jornada de lucha activa. La huelga se sintió en la provincia: no hubo colectivos, no hubo clases (salvo en algunos colegios privados), en los hospitales la actividad fue parcial y algunos negocios no abrieron sus puertas, aunque muchos sí. En las reparticiones públicas el acatamiento fue alto, según reconoció Carolina Vargas Aignasse, secretaria de Gobierno.

Por la grave situación que afecta a los pobladores del sur tucumano, no hubo cortes de ruta aunque originalmente se iban a realizar en 12 puntos de la provincia. Sin embargo, sindicatos y organizaciones sociales cortaron las arterias de ingreso a la capital por la Terminal de ómnibus. De allí, marcharon a Plaza Independencia, donde esperaba la columna de Adiunt, el Partido y el Polo Obrero y el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS). Hubo cuatro oradores: Salvador Agliano, por la CTA Autónoma, Vicente Ruiz, secretario General del Sindicato de Municipales de Aguilares, Lita Alberstein, del Movimiento de Trabajadores Socialistas (MST) y Ariel Osatinsky, secretario General de Adiunt.

“En el marco de la huelga nacional convocado por la CGT, la CTA A y todas las organizaciones sociales nos hemos adherido con la idea de transformarlo en un paro activo. Hay mucha bronca por la política económica del gobierno nacional en desmedro del 80% de los argentinos. Principalmente de los trabajadores, desocupados, jubilados y pensionados”, declamó Vicente Ruiz, también secretario Adjunto de la CTA Autónoma.

Hubo críticas al gobierno nacional de Mauricio Macri pero también se apuntó a la política de Juan Manzur. Dalinda Sánchez, secretaria General de Uatre seccional Alberdi, reclamó que “los trabajadores rurales la están pasando muy mal. Hace un mes que la cosecha de citrus no puede empezar. El gobierno de la provincia decretó emergencia hídrica y agropecuaria, pero de los trabajadores ni siquiera se acordó”.

La presencia de los movimientos sociales garantizó también la contundencia de la movilización. Más de 3 mil personas coparon el paseo principal de la provincia para reclamar cambios que favorezcan a los trabajadores ocupados y desocupados. Allí los esperaban más de 30 policías sin la identificación obligatoria, según la ley. El clima nunca se enrareció, aunque la represión en Buenos Aires olía cerca.

“Estamos como organizaciones sociales contribuyendo a este gran paro de la clase obrera en unidad de acción para que se termine la pobreza, el ajuste, para que dejen de abrir esa matriz represiva. No podemos estar con cerca de 13 millones de pobres, de los cuales 6 millones son niños. Si no salimos hoy a enfrentar este modelo y plantear un cambio en la política económica y social de este gobierno, vamos a seguir sobreviviendo con 1800 a 4030 pesos y eso no lo vamos a tolerar”, lanzó contundente Hugo Heredia, dirigente del Frente Popular Darío Santillán.

En la marcha estuvieron presentes Sindicatos municipales de Aguilares y Yerba Buena, la CTA Autónoma, Uatre seccional Alberdi, la Corriente de Trabajadores de la Economía Popular (compuesto por La Poderosa, Movimiento Evita y MP La Dignidad), el Frente Popular Darío Santillán, la CCC, el Partido Comunista Revolucionario, el MST y el Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional, entre otros.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-