Una mirada feminista del debate de las candidatas a diputadas nacionales

12 octubre, 2017

Commentario

Géneros
Share on Facebook7Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Por primera vez en los medios tucumanos debatieron las postulantes para las bancas del Congreso de la Nación por ser mujeres. Beatriz Ávila (Cambiemos por el Bicentenario), Gladys Medina (Frente Justicialista por Tucumán), Nadima Pecci (Fuerza Republicana) y Alejandra Arreguez (Frente de Izquierda y los Trabajadores) se presentaron en el programa  “Panorama tucumano” del diario La Gaceta que se emite por Canal 10 (perteneciente a la Universidad Nacional de Tucumán y la provincia). Todas ocupan el segundo término en sus listas. 

Las candidatas abordaron una diversidad de temas elegidos por la producción del programa : seguridad, educación, corrupción, mirada de Tucumán desde el Parlamento  y violencia de género. Algunas cuestiones de la agenda de las mujeres se pasaron por alto o fueron tratadas sin una perspectiva de género. Si bien determinar ganadora de un debate siempre es difícil, se puede destacar que Alejandra Arreguez defendió una línea más consecuente en la defensa de los derechos de trabajadores y trabajadoras.

Sobre la temática de la inseguridad ninguna mencionó la posibilidad de una reforma policial que elimine la convivencia de la fuerzas de seguridad con el narcomenudeo, el microdelito y los casos de gatillo fácil. Pero sí se habló de la impunidad que garantizan los políticos en algunos casos.  Tampoco se mencionó la capacitación de la policía tucumana en el marco la defensa de los derechos humanos y con perspectiva de género.

Algunas de las propuestas de las representantes de las listas de partidos conservadores fueron llevar el  ejército a las calles o nuevas policías o vigías civiles. Todas ideas que fomentan aún más una mirada sesgada que no involucra mayor educación y trabajo ni resolver las causas de la inseguridad. La candidata del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) pudo develar en su intervención las implicancias represivas que conllevan tales propuestas.

Respecto al narcotráfico, la candidata por Cambiemos por el Bicentenario, Beatriz Ávila, mencionó las “bandas desmanteladas” y los allanamientos, aunque ocultó el aumento de consumo a consecuencia de la mayor pobreza y las menores expectativas de vida digna para jóvenes. Tampoco nada dijo de un abordaje integral que trabaje en la prevención y recuperación de las adicciones. Si bien no hay estadísticas al respecto,  se recoge de las barriadas la percepción del aumento el consumo problemático entre mujeres, que comienza más temprano y que se exponen a situaciones más violentas (violaciones, trata, etc.).

Respecto a educación la candidata del FIT planteó que la cantidad de becas que se dispone para la provincia (dos por escuela) son limitadas ante la demanda. Fue la única que mencionó la falta de adhesión de Tucumán a la ley nacional 26.150 de Educación Sexual Integral, que es uno de los reclamos del movimiento de mujeres.

Las tres candidatas del Partido Justicialista, Cambiemos y Fuerza Republicana insistieron en que van a “continuar trabajando”  bajo valores tradicionales de familia y del rol de la mujer tradicional. No se plantearon en sus propuestas la aplicación de normas que colaboren a la remoción de patrones socioculturales patriarcales, ni de respetar tratados  internacionales de derechos humanos con rango constitucional en nuestro país, como la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas (también conocida por sus siglas en inglés CEDAW).

Respecto a la violencia hacia las mujeres, la única que cuestionó la falta de presupuesto en la provincia para la ley de emergencia aprobada hace más de 10 meses fue Arreguez. Las candidatas mencionaron sólo la violencia física como una problemática. Nada se dijo sobre las violencias simbólicas, mediáticas, psicológicas, económicas, patrimoniales, obstétrica y contra la libertad reproductiva. La única que mencionó las muertes maternas por aborto clandestinos e inseguros fue la candidata de la izquierda. Las tres desaparecidas en Tucumán, Mariana Gonzalez, Milagros Avellaneda y Daiana Garnica no fueron tenidas en cuenta en el debate.

Respecto a las políticas públicas respecto a las mujeres, no se mencionó la cantidad de desocupadas, ni la brecha salarial entre hombres y mujeres. No se habló de las Ni-Ni que representan el 67% del total de jóvenes que no estudia ni trabaja. Tampoco se mencionó el reconocimiento y la distribución del trabajo de cuidado que realizan las mujeres para sostener la economía. Sólo en la alocución de Arreguez se mencionó la necesidad de brindar trabajo y vivienda a las víctimas de violencia para que la dependencia económica no impida la ruptura del vínculo violento .

En cuanto a los derechos sexuales y reproductivos, sólo la candidata del FIT dijo que la provincia no tiene adhesión a la ley de Salud Sexual y Procreación Responsable. No se mencionaron las cifras de embarazo adolescente, ni de maternidad forzada de niñas tucumanas menores de 13 años, por lo cual no se apreciaron como una problemática en el debate. Tampoco se habló de la cantidad de mujeres que llegan a los hospitales con las consecuencias de los abortos inseguros, ni de las barreras a las interrupciones del embarazo. Las aspirantes a las bancas del Congreso Nacional de Pj, Cambiemos y Fuerza Republicana se limitaron a decir su postura individual y moral sin poder dar cuenta del aborto inseguro como un problema de salud pública.

Beatriz Ávila, Gladys Medinay Nadima Pecci hicieron uso de NiUnaMenos como lema pero dieron cuenta de la falencias en la aplicación de las normas nacionales vigentes como la ley 26.485 de protección integral a las mujeres. Arreguez levantó la propuesta de un plan nacional de emergencia. Gladys Medina dijo que la Secretaría de la Mujer  tiene un presupuesto equivalente a 4 millones de pesos, lo que implica que el gobierno de Tucumán destina sólo 5 pesos por mujer aproximadamente para el tratamiento de diversas problemáticas.

No se mencionaron medidas de acción positiva hacia las mujeres como la paridad de género en órganos de poder, tampoco la ampliación de licencias por maternidad o paternidad. Muy poco o casi nada se dijo sobre las políticas públicas para el colectivo LGBTIQ. Las candidatas del PJ, CAMBIEMOS y FR no hablaron de acciones para erradicar la discriminación hacia las diversidades sexuales.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-