Una mujer fue denunciada luego de llegar con un aborto espontáneo al Hospital del Este

14 abril, 2017

Commentario

Géneros
Share on Facebook1kTweet about this on Twitter2Share on Google+0

La joven tucumana de 19 años llegó al centro médico  con “complicaciones de su embarazo”.  Al ser atendida por los médicos expulsó un feto sin vida de aproximadamente 22 semanas de gestación de acuerdo al parte policial. Uno de los médicos denunció a la paciente  ¿Un nuevo caso como el de Belén, recientemente absuelta por la Corte Suprema de Justicia de la provincia?

C (no se divulgan sus datos por cuestiones legales) tiene 19 años. El martes pasado llegó con un aborto en curso al Hospital del Este Eva Perón en “la Banda”, una localidad lindante a la capital tucumana. De acuerdo al acta de la comisaria, el médico tocoginecólogo Eduardo Barrionuevo, informó que la paciente había sufrido  “complicaciones de su embarazo”. De acuerdo a las fuentes hospitalarias el médico que la atendió, la denunció por aborto provocado.   Se le colocó goteo para que expulse el feto, según indica el parte policial de la Comisaría de la Banda del Río Salí.  El feto estaba sin vida tenía “aproximadamente 22 semanas de gestación y al mismo le faltaban sus dos extremidades superiores”

La joven explicó, según el parte, que en horas de la mañana sintió un bulto en su vagina y al tirar de él se dio con que eran los brazos de un feto,  los cuales arrojó a un cesto de basura del baño y a posterior se dirigió al hospital en donde quedaría internada.

De acuerdo a las fuentes hospitalarias el médico que la atendió, Lucas Carbonell, la habría denunciado por las condiciones en las que se encontraba el feto. La ayudante Fiscal de turno, Fernanda Antoni, dispuso que se le de intervención al Médico de Policía y que personal de la comisaría de la Banda junto al personal de criminalística se constituyan al domicilio de C. Determinó, además, la aprehensión de la joven , la incomunicación y la custodia policial mientras dure su internación.

Respondiendo a las órdenes judiciales, no se permitió  que la familia entre a la habitación y la policía, que llegó luego del allanamiento , maltrató  a los familiares. Ante esta situación presentaron un abogado para la defensa. A partir de su intervención se logró que la joven sea atendida como paciente en el hospital y no como detenida. La causa judicial hasta el momento continua abierta hasta que la joven declare en tribunales.

A partir de la información policial se revela el parecido del caso de C con el de Belén, recientemente absuelta por la Corte Suprema de Justicia de la provincia. Igual que en el caso de Belén, el médico que la atendió,  violó la confidencialidad obligatoria por ley entre médico y paciente ¿Fue la joven interrogada durante su internación?  Si C nunca dijo haberse provocado un aborto, ¿Por qué su médico la acusó? ¿Por qué no se aplicó el protocolo para la atención integral de mujeres que cursan un aborto del Ministerio de Salud de la Nación?

De acuerdo a los antecedentes, como el dictamen del Ministro Fiscal, Edmundo Jiménez, en el caso Belén la violación de secreto profesional convirtió en nula la causa. También en el Caso de María Magdalena, la mujer que sufrió un aborto y fue denunciadas por sus médicas fue sobreseída a causa de la violación de secreto.

“La confidencialidad en la relación médico -paciente es una obligación para los profesionales de la salud y un derecho para las pacientes contemplada en el art. 2 de la ley 26.529. Tiene origen en el Juramento Hipocrático y tributa la obligación Bioética de no maleficencia. Solo puede quebrarse, sin tipificar un delito , cuando hay justa causa. La sospecha de aborto provocado no constituye una justa causa , tal cual lo señala el Protocolo para la Atención de Mujeres que Cursan un Aborto elaborado por el Ministerio de Salud de Nación que el SI.PRO.SA reconoció que aplica en la provincia en un pedido de información pública reciente. Este tipo de denuncias pos aborto componen un castigo desde un lugar de poder, una violencia institucional y además de un delito tipificado por el set 156 del Código Penal, un incumplimiento de deberes de funcionario público en el caso de electores de la salud pública” remarcó Soledad Deza, abogada de Catolicas Por el Derecho a Decidir, defensa técnica en el caso de Belén.

Los medios que operan de voceros de la policía, como Canal 8 y La Gaceta, ya iniciaron su campaña de estigmatización contra la joven,  a pesar de que no pesa sobre ella ninguna imputación.

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *