Una razzia en Los Vázquez: la policía irrumpió con violencia para detener pobres al voleo

28 agosto, 2018

Commentario

Derechos Humanos Tucumán

Detuvieron a dos jóvenes, golpearon y encañonaron a un niño de 7 años e irrumpieron en casas sin órdenes de allanamiento.

Más de 40 policías, un puñado de camionetas y motos, balas de goma, amenazas con escopetas Itaka, detenciones, ingreso a casas sin orden de allanamiento. La policía hizo una razzia anoche en el Barrio Los Vázquez  justo un par de horas después de la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil en Tucumán.

Eran las 22 horas cuando entre 40 y 50 policías irrumpieron en el barrio ubicado en la periferia sur de San Miguel de Tucumán, en diagonal al Mercofrut. Llegaron en seis camionetas y 15 motos directamente a golpear a los vecinos y las vecinas que se encontraban en la calle. Era de noche pero la oscuridad se hizo aún más profunda.

“Estábamos en la esquina con unos chicos charlando. Recién volvíamos de la marcha. Vimos llegar un montón de policías que empezaron a reprimir de una. Me dieron un culatazo en el hombro.  Entraron a la casa de la María(una vecina), golpearon la puerta y ella le dijo que no podía pasar porque no tenían orden de allanamiento. Un policía metió una patada y entró. A Guachi, su hijo de siete años, lo sacaron de abajo de la cama. Se metió ahí porque estaba con miedo. Salió con las manos arriba diciendo ‘no me peguen por favor’. Le han pegado una patada en el muslo y le apuntaron con una itaka”, relató Carlos Díaz.

Los vecinos identificaron móviles y uniformados de Gendarmería y policía de San Andrés. Algunos estaban con capuchas, la mayoría sin identificación y golpeaban a los que los filmaban.

En la casa de María había carteles convocando a la marcha contra el gatillo fácil. Días atrás, habían empapelado el barrio convocando a la movilización. De allí se llevaron detenido a Miguel Angel Ledesma.  También detuvieron a Jorge ‘Macalister’ Beltrán. Lo sacaron de su casa en calzoncillo y remera. No le permitieron cambiarse.  Ambos estuvieron dos horas desaparecidos. Macalister es parte del grupo de jóvenes “Con esperanza nos fortalecemos”, que vienen organizándose por la salud de los jóvenes que consumen drogas. En esa lucha muchas veces chocan con la policía que protege a los transas y castiga a quienes están en situación de consumo.

Una rápida reacción a través de las redes sociales y la presentación de un Hábeas Corpus en la fiscalía de turno permitió que se conozca su destino: habían sido trasladados a la comisaría de San Andrés. “Fueron detenidos por contravenciones”, le explicaron a Carlos Garmendia, el abogado que acompañó a las familias. Hoy a la tarde los trasladarían a la comisaría de Leales.

En Tucumán sigue vigente la ley N° 5140 de contravenciones policiales. Con esa ley, la policía tucumana puede detener a cualquier personas que considere esté cometiendo una falta y privarla de libertad por 48 horas sin ningún tipo de control judicial, sin asesoría jurídica ni derecho contradecir las pruebas en su contra. “Esta ley ha servido, en diferentes momentos de la historia de la provincia, y lo sigue sirviendo en la actualidad, como un instrumento de estigmatización de ciertos sectores de la sociedad con quienes la institución policial se vincula fijando una relación caracterizada por la fuerza y la discrecionalidad”, explicó Matías Lorenzo Pisarello, referente de la organización de Derechos Humanos Andhes.

En las barriadas pobre se transformaron en constantes las contravenciones, apremios ilegales, torturas, golpes, vejaciones y actividades tradicionales de los campos de detención de la dictadura. como el submarino seco, mojado y picana.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Agencia de Prensa Alternativa - 2017-